Feeds:
Entradas
Comentarios

Momentáneamente

Es curioso que necesitamos valorar los momentos malos, para así valorar más los momentos buenos.
Y es curioso, que cuando estás mal, te pierdes mil veces como en el mismo lugar, cuando estás mal, todo vuelve a ser igual. Y el mar que tanto nos gusta, le lloramos dentro, y muchos te dicen sal del agua. Y luchas entonces contra los mares, como los males, y te ahogas y lloras pero las lágrimas se quedan en el mar, sin ti. Y tal vez no debiste de hacer caso.
Hay que positivar lo negativo, y sacar siempre la poesía que con ello te llevas para siempre en tu sabiduría.
Y que de tonterías en un momentos, y todo por escuchar la letra de esta canción jejejeje.

Enmicasa

El otro día lloraba y lloraba pensando y diciendo en voz alta, que la vida me iba mal, fatal. Pero mi madre me contestó: No Aterciopelada, la vida te va bien, y la tratas bien.
Han sido, creo, los mejores meses de mi vida cuanto a los pesares de mi cabecita. Pero…
Me vine el verano a pasarlo a mi tierra, aunque ya tengo ganas de irme de nuevo, sin embargo no puedo.

Soy toxicómana rehabilitada casi, y por desgracia mis mejores amigos están enganchados.
Todas las noches cuando llego a mi casa lloro, porque entre todos esos amigos hay uno que quiero de una forma más intensa, y me entristece tanto, tantísimo verlo como lo veo. Lo peor es que está en el peor mundo que más conozco, y la soberbia, el yo y yo, y el egoismo van cogidos de la mano, y por más que quieras ayudarlas, no puedes, tienen que ser ellos los que se den cuenta y pidan ayuda. Yo así me ahogo, porque no consigo nada y lo gracioso es que lo entiendo.

Hace una semana me tuve que ir sola de vacaciones (a las playas en plan superviviente con mi perra), por miedo a consumir, aunque mis amigos dicen que se quitan antes la vida si me dan. Pero continuamente tengo un gusanillo que me dice que consuma, y como no puedo parar de pensar en esto, pienso aun más en la muerte.

El día que me fuí de vacaciones que ya no podía más de tristeza y miedo, yo esperaba el ascensor y mi madre con lágrimas en los ojos me digo: Aterciopelada por favor cuídate y no hagas cosas que no puedes hacer.
Me puse a llorar como una magdalena y le jure, no prometer, sino jurar, cosa que nunca hago, pero en este caso le juré que nunca más fumaría caballo ni rebujo.

Cuando llegué a la playa, con mi playita todo se me olvidó, incluso conocí gente buena de la vida, francamente fueron 5 días geniales. Pero cuando llegué este jueves todo a vuelto a ser igual. Y sé que debo alejarme de mis amigos, pero ¿cómo? habiendo tanta memoria, con tantos recuerdos, afectos, risas…
Y ya no sólo son las ganas de consumir, sino también de morir.

Así es la vida.

Llevo más de dos horas llorando como una magdalena, hacía tanto, tantísimo que no lloraba con tanto desasosiego. Y es que tengo tanto miedo de perder a mis padres. Están enfermos. 

Ya estoy aquí...

¿Qué carajo me importa que me diga el psiquiatra ahora, que tal vez sea bipolar?

Aprendí a que me dieran igual las etiquetas. Aprendí a valorar y agradecer los buenos momentos, y sobre todo aprendí y por ello me da igual que pueda ser bipolar o límite, da igual, de verdad da igual. Yo supe y comprendí que si no quería sufrir más, no podría seguir creciendo mi alma, lo más grande que tengo, lo más grande que tenemos todos los humanos.
Paciencia, positivismo, y sobre todo amor, mucho amor para el día que vuelva a estar malita.
De momento a seguir disfrutando. Llevo una gran temporada muy buena. Me han bajado toda la medicación brutalmente, y lo mejor es que sigo siendo la misma y sigo teniendo ganas, muchas, de vivir y sentir.

GRACIAS MAMA TIERRA Y GRACIAS AL MUNDO ENTERO POR EXISTIR.

Con la Luna llena.

Yo estoy muy bien ultimamente, desde que me bajaron la medicación, no sé, estoy bien con el litio. Pero ahora, yo, recuerdo, por qué salgo tan poco. Porque cuando salgo la lio, me encanta hacer locuras, me encanta el riesgo, la velocidad no.

Y bueno, ayer, salí y conocí a un chico, qué….

No sé, es verdad que la edad te da grados de experiencia. Pero es curioso que ahora que tengo 31 años, esté descubriendo cosas nuevas en mí.

Nos conocimos, cenamos juntos, y no pudimos. Terminamos en un hotel.

Ya sé que no está bien llevarte a la cama la primera noche a un chico. Pero es que, pffffff. Será la lívido? La bajada de medicación? O seré yo?

Las mujeres somos privilegiadas con el cuerpo que tenemos… tenemos millones de zonas tan sensibles como el alma. Y podemos sentir diferentes clases de placer en un sólo momento.

El chico la verdad es que me sorprendió bastante como actuaba, y lo que me gustó es que era como yo, la verdad que nos pareciamos en algunas cosas y nos dimos cariño, mucho, muchísimo, hicimos el amor. Una, dos, tres…perdí la cuenta.

Me llevó al éxtasis, me hizo algo que nunca antes yo había sido capaz de hacer, pensando que me podría orinar, y ayer él me explicó, me enseñó, me hizo, me ayudó tanto a dejarme llevar, que descubrí junto a él el squirt, el chorro del placer.

Flipé, llegué a la luna, y cuando la miré me sentí como ella, llena, pero no sólo una vez, sino muchas.

PIM PAM PUM!!!!

185117_407999699242354_1891637895_n

El otro día tuve que sacar mi metralleta, lleva ya varios días disparando. Los estoy acribillando de uno en uno, sin piedad ninguna.
Es que cuando una no tiene pareja, le salen “príncipes” verdes por todos lados.
No digo que todos los príncipes sean iguales. Pero por dios, me toca a mí todos los sátiros, salidos que no piensan más que con la cabeza de abajo.
Son muy listos los de esta estirpe.
Tan dulces y atentos al principio, que si dame un abrazo, un beso, ¿quieres otro refresco? mírame fijamente, me encantan tus ojos…. ¿quieres venir a mi casa? Pommm del tirón.
Rompieron el encanto.
Y es que el otro día tuve ya que contar a cuantos iba a acribillar.
Van cayendo como piezas de ajedrez. Y me siento na mar de tranquila.
A follar a otro corral, que en mi coño y moño mando yo.

Esta es una de tantas historias con ranas, uy! que diga, príncipes.

(Aterciopelada)

1505269_608704612532078_303095006_n

Hoy quisiera poder contar algo, algo muy doloroso pero ya superado. Ni siquiera me siento triste. Es algo que brotó hace unos días en los recuerdos de mi mente, y pude sacarlo sin miedo, sin dolor y sin vergüenza. Hoy necesito volverlo hacer pero escribiéndolo. La mejor terapia para mí, de verdad, la mejor.

Hoy, hoy sé que yo llevaba razón SIEMPRE. Pero he de empezar por el principio si quiero que se me entienda.

Comienzo.

Cuando yo tenía 8 o 9 años empecé a sufrir abusos sexuales por parte de un primo de sangre, David.
Estos abusos duraron muchos muchos años. Supuestamente era un juego todo pero que no se debía de enterar los mayores. Él me sacaba 7 u 8 años. Y me manipulaba como quería con voz dulce y confiada, me obligaba a ver películas pornos y a tocarle como él quisiera y él tocarme a mí como también él quisiera, claro. Yo no entendía ni veía maldad. Pero…..

Bueno, por aquella época recuerdo, uf que difícil es de contar todo esto en realidad.

Yo era una niña muy inquieta, me encantaba aprender, leer, escribir, yo no sabía que estaba sufriendo aquello, y un día os hablo con 11 años así. Escribí para una revista, El semanal recuerdo. Había un apartado para niñas y niños, pedíamos amistades para podernos cartear.
Conocí niñas y niños de todas partes de España, cada día existía una ilusión nueva al recibir una carta.

Un día me escribió un hombre de unos cincuenta años, era profesor de historia. Me llamó la atención por su edad, pero le contesté. Lo malo que sus cartas cada vez eran más atrevidas, me empezaba a mandar fotocopias de relatos pornos de revistas de esas. Me decía que sus alumnas eran unas putas porque iban muy provocativas y lo ponían palote. Y que quería conocerme y probar cosas nuevas.
Yo tonta de mí no supe pensar mal, estaba acostumbrada a que me hablaran de sexo (lo digo por mi primo) lo veía algo normal, y realmente no era consciente de las cosas que me decía.

Pero un día llamó a casa de mis padres, cogí el teléfono y su voz me dio mucho miedo, decía que no podía más, que quería conocerme ya y pasar una noche juntos, y que yo perdiera la virginidad con él. Recordaros que yo tenía 11 años y muy inocente. Sin embargo no le contesté a todo aquello y colgué el teléfono con mucho miedo, llamó unas cuantas veces más, pero menos mal que no estaban mis padres en casa y podía no cogerlo.

Esa noche tuve pesadillas con él. Y dejé de contestar a sus cartas, aun así, me seguía escribiendo e insistente en conocerme.
Pasé mucho miedo durante meses, en silencio.

Con 11 años fue cuando empecé a salir por primera vez con amigas, ellas eran un poco más mayores que yo. Un día que recibí otra carta suya, no pude más y se lo conté a todas.
Cuando leyeron, me dijeron que era un enfermo, acosador, tal vez un violador, de todo malo. Ellas les escribieron diciéndole que si me volvía a molestar, iban con todas las cartas a la policía y a mis padres.

Nunca más me molesto. No obstante, seguí sufriendo abusos sexuales por parte de mi primo, aunque ya me olía algo malo. Pero así fue hasta los 14 años, hasta que me enamoré por primera vez y tuve pareja.
Cuando le dije que quería perder la virginidad con mi pareja, que me sentía enamorada, se enfadó y me intentó convencer de que lo hiciera con él antes, recuerdo que me obligó con su voz dulce a coger un plátano y me hizo ponerle un condón y metérmelo en la boca, pero a mí nada de eso me excitaba, y él lo que pretendía era hacerlo conmigo, pero no, no chaval.
Y nunca más me volvió a hablar o mirar bien durante años, delante de la familia me evitaba, en realidad yo no entendía por qué y me sentía desilusionada en vez de pensar que estaba así porque ya no le daba lo que él quería (decir que siempre tuvo novias de su edad).
Y yo olvidé todo y pasó el tiempo. Como veréis olvidé sin ser consciente de lo que había vivido toda mi vida atrás.

Con 26 años empecé a hacer psicoanálisis. Siempre mis conversaciones con la terapeuta terminaban hablando de sexo y de mi madre, pero eso es otro tema aparte.
Con mi psicóloga me di cuenta de lo que sufrí en la infancia, y no supe aceptarlo, no supe encontrar herramientas para superar aquello, aquella frustración que sentía de repente, después de tantos años, odio, rabia, ganas de matar, o de aporrear una polla de un pederasta.

Aquella época lo pasé muy muy mal, aparte de saber todo lo que de verdad me había pasado mi mejor amigo murió, me llevaba mal en el trabajo con mi gente, me junte con un chaval con el que me enganché a la cocaína, que si los suicidios, ingresos en el psiquiátrico, rupturas, la muerte de mi perro Wiro…
Aquello me hundió por completo en vez de afrontarlo. Aunque de verdad que lo intentaba.

Cuando pasó un poco el vendaval, hablábamos mi psicóloga y yo de perdonar a mi primo. Y lo intenté, de verdad que sí.
Casualidades de la vida, como yo lo había dejado con mi pareja, mi madre me comentó: Tamara ¿por qué no sales con tus primos David e Israel? que tú te llevas muy bien con ellos. (Ella no sabía nada).
Y así hice, salí con ellos una noche.
Y yo le hablaba a él como si no hubiera pasado nada entre nosotros. Tal vez eso no estuvo bien, porque empezaba de nuevo a aprovecharse de mí y ya tenía yo 27 años.
Salimos como os digo esa noche juntos. Y a media madrugada me comentó de irnos los dos por ahí solos. Yo le dije que no, que tenía ganas de estar con Israel, su hermano.
Y se fue solo.
Me dio que pensar pero yo quería perdonarlo como fuera y pensaba que sería cosa de mi cabecita.

A los dos días me llamó por teléfono: Tamara puedo ir a tu casa a pasar la tarde?
-Claro David.
Y vino. Yo vivía sola, me pidió conectarse a Internet, y lo deje en mi habitación mientras yo hacia cosas por la casa. De pronto me llamo: Tamara ven, ven.. Y cuando fui me encontré que estaba viendo una película porno, cuando lo miré me lo vi con eso como un palo y me dijo: Ven mi niña, tócamela, mira que dura está.
Nunca se me olvidaran esas palabras.

Empecé a insultarlo, a gritarle como una histérica pero con miedo por no matarlo. Lo eche de mi casa. Y hasta el día de hoy no sé ni quiero saber nada de él ni él de mí.
Esto al menos me aseguró que yo no estaba loca, y que sí, que como decía mi psicóloga yo fui abusada sexualmente por mi primo.

No le deseo nada malo pero no consigo perdonarlo, aunque ya no me duela contar nada de esto.
Y el otro día comentando con mi compañera de piso, contándole lo de las cartas salió lo del profesor de historia que lo había olvidado por completo, eso y lo de mi primo hizo que viera en mí, que siempre fui muy ingenua, y que por desgracia, yo ya no sé lo que es el sexo. Ya no sé cuando es verdadero o falso. Ya no sé nada de nuevo, con 31 años.

Lo que sé que la infancia marca para siempre. Pero sé también que se puede superar y ver que aquello, que toda esta historia ha sido una experiencia más en mi vida. Ya sólo queda quitarme parte de culpa.

Ánimo Aterciopelada.

Viento sin popa.

996984_607754672627072_706869489_n

Ella tenía 30 años cuando lo conoció un 14 de Febrero del 2013. Sólo con hablar con él y mirarlo supo, que calaría hondo en ella.
Empezaron los días que te levantas y lo primero que haces es mirar el móvil. Y cuando te acuestas sigue siendo tu confidente el móvil.
En la distancia comenzó una historia de amor. Los separaba 170 km y cada día más se necesitaban.
Hablaron de vivir juntos, y un día él lo dejó todo y se fue a vivir junto a ella.
Pero esta chica que no estaba bien de la cabeza no supo valorar aquello. Ella volvía a consumir hachís, y parecía que sólo le importaba aquello.
En mientras él sufría en silencio. Y cuando ella fue a pedirle perdón, él ya no estaba.
Fue ingresado en la cárcel por una tontería que hizo cuando adolescente. Pero así es de puñetera esta justicia.
Eso hace ya 8 meses.
Ayer ella le envió una carta, y al fin pudo pedirle perdón, aunque entre lágrimas, de lo que pudo ser y no fue.

Ella por supuesto soy yo, Aterciopelada.

Hoy me desperté con unas ganas de reír.

Hoy es de estos días que la vida parece color de rosa.

Hoy es especial. Tengo millones de razones para ser feliz. Lo tengo todo, tengo la luz, la luz que te empuja a seguir. Que a pesar de los vaivenes…sí, te empuja a seguir.

Ohhh que bonito lo que he escrito, es verdad que lo que sale del corazón nunca es ridículo.

Bueno, quería contaros que las cosas no me van mal. No quiero creer que es la medicación, quiero creer que soy yo.

Mi psiquiatra nuevo como le comenté que quería hacer, me está bajando el seroquel prolong (quetiapina) desde principios de Enero. De 400 mg, voy ya por 150 mg, y me ha puesto un medicamento nuevo que nunca antes lo había tomado. LITIO. Llevo 9 días, ya empiezo a dormir bien, desde anoche que ya tomo una pastilla entera (no está siendo fácil pero yo puedo).

Y nada más por el momento. (Me desconcentré) Ya escribiré todo lo que pienso del tema de estos medicamentos que siempre tengo que estar tomando.

Papá y Mamá.

375407_2669271610385_1213931509_33185228_356361283_n

Hecho mucho de menos a mis padres. Mucho muchísimo… la verdad es que siempre fui muy dependiente de ellos aunque viviera independiente.
Ahora me ocurre lo mismo, 125 km de distancia. Y siempre y para siempre será así.
Vivo donde tengo trabajo. Ahora empiezo uno que será para el resto de mi vida.
Privilegiada me puedo sentir que me hagan un contrato indefinido discontinuo.
Que también me fui de mi tierra natal porque toda ella me recordaba a la droga.
En fin… cómo hecho de menos a mis queridos padres.

Papá

Papá es una persona muy peculiar. Tiene un acento gaditano que te tienes que reir, y unas anécdotas que aunque te las cuente treinta mil veces siempre te hacen gracia.
Papá es especial, como el tuyo supongo. Pero quisiera hablarte de él. Mi padre es un ejemplo a seguir.
Tiene una fuerza de voluntad impresionante, una vitalidad, unas ganas de vivir, de superación, de amor, de todo. Por día papá es más especial.
Y siempre, siempre está a mi lado, lejos o cerca, de mí.
Todas las mañanas se sienta en una plazoletita y ahí se fuma un cigarro, mirando los ficus. Alguna vez me llama por teléfono en su ritual. Yo, su niña.
Es impresionante el coraje y el valor que le echa a la vida. Y desde hace tres años más. Creo que son tres años, no quiero contarlos, la verdad.
Recuerdo cómo comenzó todo y que cuando al fin me enteré se me cayó el mundo encima y no supe aceptar ni soportar aquello, enfermando con él, él de cáncer y yo de, no sé, ¿de la cabeza? ¿enferma de los nervios? ¿de tlp?
No supe aguantar aquello, lo miraba y lloraba, lo veía tan delgado, decaido, amarillo, no sé por qué no le eché ovarios a la cosa, si era yo la que tenía que animarlo a él, pero no, no pude y me intenté quitar la vida.
El pobre junto a mi hermano se llevaron toda una noche buscándome, ese día mi padre volvió a fumar tabaco (lo había dejado cuando se enteró que tenía cáncer) y al día siguiente o dos de esa noche, yo ingresada en la unidad de enfermos mentales y él en el hospital con una neumonía.
Esto es algo, un dolor muy hondo y hoy entre lágrimas lo he sacado de mí. Como duele joder…
El año 2011 fue el peor de nuestras vidas para ambos.
Y bueno ahí sigue con la quimioterapia. Está muy bien, ahora mismo la célula cancerígena no está, pero hay que prevenir y por eso la continuación del tratamiento.

Sé que él también me echa de menos. En Poveda me enseñaron que ya era la hora de yo cuidar de mis padres, como ellos habían hecho conmigo siempre.
Y es lo que intento, aun con la impotencia de no poder estar a su lado y al de mi madre, y mi hermano. Y mi perra. Buaaaaaaaaaaaaaaaaaa….Pero cuando estoy allí junto a ellos lo hago.

Mamá

Mamá también es una persona muy peculiar. Tiene una fuerza interior tremenda. Y una alegría, ella siempre se está riendo, y su risa es contagiosa. Tiene un humor. Y si la vieras. Es redondita y más bonita. Los ojos siempre le brillan, y tiene unos labios carnosos.
Es de temperamento fuerte, pero se le suele pasar rápido. A veces es chillona sin querer, aunque no lo reconoce. Y da amor de muchas formas. No sólo en besos y abrazos, sino también con tartas, bizcochos y muchas cosas más.
Para ella, ella es la última, que sus hijos y marido se lleven la mejor parte.

Mamá por desgracia también está enferma. Su corazón no le funciona bien. Y cada día le cuesta más respirar, andar, agacharse, hacer incluso la comida.
Es sorprendente, si te paras a mirarla y la conoces, te da pena, porque recordar lo que era y lo que es ahora mi mamá da mucha pena.
Mi padre es quien la ducha, no quiere que aun yo lo haga, le da vergüenza.
Bueno si me leyese, creo que se mosquearía, porque mamá le gusta pasar desapercibida.
Junto a mi padre también la han jubilado.
Le ha dado más de tres infartos con tan sólo 49 años. Se le ha ido la vida 2 veces, 2 veces que la han tenido que reanimar.

Los 125 km que nos separan hacen que piense mucho en ellos, y en lo que puedo estar perdiéndome, por no estar a sus lados.
No sé si es obsesión o no, pero pienso que un día se me pueden ir y…. Que me llamen para lo que nunca podré imaginar. Y duele, duele, duele, duele….

No me imagino mi vida sin mis padres. De verdad. Yo creo que yo me iría detrás de ellos. Y desde el cielo todos juntos cuidaríamos de mi hermanito chico.

Inacontecimientos.

72800_148597841979127_603332612_n

Ayer quedé con mi mejor amigo que hacía un par de semanas que no nos veíamos.
Por fin me desahogué con alguien y le conté todos mis últimos acontecimientos.
Mi amigo contra más le iba contando más le iba cambiando la expresión de la cara.
-Pero Paco….
– No te comprendo Aterciopelada, no sé por qué haces esas cosas, no lo sé y no lo entiendo.
-Yo tampoco me entiendo Paco, y estoy preocupada de mi misma, pero no te enfades por favor.

Después quise que la mañana se llevara nuestra conversación, y lo logré sintiéndome normal.

Un bastinazo.

482576_487063891343031_680803603_n

La verdad que nunca había visto un pene de tales dimensiones.
Fue verlo y prendarme de él, del pene digo.

Lo conocí una noche de luna llena, terminamos en un hotel de 5 estrellas comiendo pizzas, y después se convirtió la noche en una locura vivaz de saltos a lo tigre, de fogosa sensación ahí dentro, coño….

Pero al día siguiente el pene se fue, y yo ya no lo quise más, no me fuese a enganchar a él, al pene digo.

María y Juana

578070_602857423116797_1358559956_n

Tengo que escribir. Contar la enseñanza que hoy me ha ofrecido la vida.

La vida continuamente te pone a prueba, al igual que a veces cae en ti regalos del cosmos.

Hoy me propuse no volver a fumar porros, ya lo comenté en mi facebook. Y de verdad que estaba súper convencida. Pero al ir llegando a casa esta mañana, cosas de la vida, me encuentro en el suelo una bolsita llena de marihuana.

Claro, la vida dice: ¿De verdad quieres dejarlo Aterciopelada? Pues venga decide si seguir como siempre o cambiar que es tu mayor deseo.

El que me conozca bien ya puede imaginar que decidí.

Agacharme y coger la bolsa.

Me digo que tengo que escribir, pero en verdad no quiero, no me gusta escribir cuando estoy tan colocada. Porque estoy muy colocada e hiperactiva, en vez de fumarme 2 porros parece que me he metido 2 rayas de coca.

Así que definitivamente dejo de escribir.

Colocada no sirvo para nada, sólo para crear burbujas y más burbujas. Y cuando se me vaya el colocón, ya sé que el sentimiento de culpa volverá.

Pos mira, que me den. Aterciopelada vete al mismísimo carajo.

2-esto-era-la-soledad-72-771627

Siempre que pienso en el suicidio. Me viene mi padre a la mente, y quiero de la misma forma a mi madre, pero en este caso es mi padre el que se representa cuando pienso en esto, de una forma peculiar. Con una canción.

Todo comenzó cuando estaba en la comunidad de desintoxicación última, cada vez que venía a recogerme para llevarme a casa, yendo los dos en el coche sonaba: Pido la palabra de Andy y Lucas, cuando me daba cuenta estábamos cantando la misma canción juntos.

Con su móvil pasa lo mismo, tiene esta canción para cuando lo llaman por teléfono.

A veces incluso yendo en mi coche, sola, pienso en mi muerte, no sé si como algo natural o como una obsesión, y suena en la radio esta canción.

¿Por qué? Dios mío cuanto amo a mi padre, sé que soy su ojito derecho, pero cuando estoy sola, mi mente se llena de pensamientos mágicos u horribles, que son difíciles de parar….pero viene él en forma de recuerdo o canción y me cuida en la distancia.

Pero ¿Cómo?

¿Cómo explico a los míos, sobre todo a él, que me entiende y sabe más que yo, que tengo miedo, que no quiero morir, pero que tengo un presentimiento muy grande de que al final voy a hacer una locura?. Que mi destino está escrito así, y que tarde o temprano, luche o no luche, da todo igual, moriré harta y egoístamente como el cobarde de mi amigo Peque.

375500_2723556047462_1213931509_33208075_493454441_n

Ufff que asco de vida. Sólo hago fumar porros, follar con folla-amigos y dormir.

Me siento como una mierda. Pero sé mentir y seguir arriesgándome en el juego.

Tendría que contar tantas cosas. Pero lo resumo en las dos frases anteriores.

Sin Peke.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Peke.

Mi amigo Peke.

Mi amigo Peke ya no está en esta vida, esta madrugada me ha escrito su hija que ha fallecido, se me cayó el mundo encima, pero cuando hablé con su sobrino esta mañana, se cayó hasta el sol.

Peke se ha suicidado. No quería vivir más. Su depresión le pudo. Y ahora me he quedado más sola de lo que estaba, porque él me quería por encima de todo, a pesar de la distancia que nos separaba. Porque él vivía en Barcelona y yo vivo en Andalucía, pero siempre estuvo atento de mí al igual que yo de él. Nuestras cartas…..

Peke fue un gran hombre. Lo conocí con sólo 14 añitos, había ido a Cádiz a pasar su última luna de miel con su ex mujer, porque se iban a separar. Y hasta el día de hoy a mis 31 años hemos estado ahí apoyándonos.

Recuerdo que lo conocí una noche, y ya en meses nunca nos separamos, hasta que se tuvo que ir de nuevo a su tierra.

Al igual que yo, siempre tuvo problemas con las drogas. Como él decía: Aterciopelada estoy picoteando de vez en cuando. Supongo que esa lucha también le pudo, como a mí a veces me ha podido.

Mis padres me han contenido hace un rato, y mi mamaita diciéndome: Ves? Ves? por qué no se pueden hacer esas cosas mi niña? Claro ella que me va a decir después de haber sufrido mis 7 intentos a la otra vida.

La última vez que lo ví fue en el 2009, julio. Fuí a Barcelona, y pasamos toda una tarde juntos entre alegrías y anécdotas. Siempre estuvimos muy unidos a pesar de las distancias y del tiempo.
Siempre nos llamábamos en las fiestas, los cumpleaños y por supuesto también esta navidad.

La noche buena como siempre le escribí deseándole lo mejor, y él al igual, lo hizo conmigo. Pero el 30 de diciembre no pudo más y se quiso marchar sin despedirse de nadie.

Y ahora me pregunto ¿Por qué no me llamó? Solía llamarme cuando estaba triste o decaido.

Se fué y no me lo puedo creer.

Hoy lo han incinerado, su sobrino me ha dicho que no sufrió que tuvo una muerte silenciosa, a base de muchas pastillas.

Y sus hijos, su abuela quieren seguir manteniendo el contacto conmigo, dicen que soy de la familia, que Peke siempre habló mucho y bien de mí. Eso me alegra, su hijo ya es un hombre, pero tengo fotos de cuando vino con su padre a Cádiz muy de niño.

Pero aquí estoy yo, mis cajas de medicamentos a mi lado, tengo ganas de irme, pero no lo haré por los que me quieren aquí en la tierra.

Pero me siento la persona más desgraciada del mundo, se me han ido ya mis dos mejores amigos, ya sólo me queda uno en la tierra. Espero saber comportarme y valorar más su amistad sin tratarlo mal.

Peke por qué lo hiciste tio? no te acuerdas cuando te escribí en noviembre y te dije vente a mi casa de Sevilla unos días conmigo, por qué Peke? tan joven que eras.

Que asco de vida. Dicen que no esté triste, que él estará siempre junto a mí, pero eso no me consuela, mi abuela, también esta en el cielo desde hace 4 años, y no la he vuelto a escuchar ni a abrazar, ni mi amigo Paco ni mi abuelo ni mi perrito Wiro. Eso duele, aunque digan que la muerte es parte de la vida, cuando alguien se te va, es un desasosiego continuo, no volveré a escuchar su risa, sus palabras, su ánimo, su todo. Nunca más. Nunca, nunca más y eso duele, duele tanto que siento que estoy rota por dentro y por fuera.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y mi mama está muy malita del corazón. Mi padre con cáncer.

¿Qué pasa? ¿ nunca voy a descansar? que quiere esta puta vida que yo también me vaya?

Aterciopelada

19-8-2012

Hola querida Abuela. Hace mucho que no te escribo pero sabes que siempre te llevo conmigo. Y sé que sigues a mi lado aunque yo no te vea.

¿Estarás orgullosa de mí ahora? Sabes que estoy luchando mucho en estos momentos de mi vida, sobre todo conmigo misma.

Estoy en un sitio que me está ayudando mucho a crecer mi alma, pero para ello a veces lloro porque me desconcierto. Supongo que las luchas interiores son las guerras más difíciles de combatir, sin embargo me siento fuerte para ello.

Mi vida nunca fue fácil por eso me acostumbré a hacerme daño, nunca me quise y ahora me he propuesto quererme.  Sé que me lo merezco, basta ya de insatisfacción y de vacío.

Hoy es de esos días que necesito estar conmigo misma a solas y mimarme. No obstante hace un rato volviste a mi mente y necesito escribirte, porque…

Ver la entrada original 256 palabras más

Retransmitiendo.

1504081_611945168874689_301648264_n

Hoy me abrí al día. Me he dejado llevar. Aunque creo que estoy eufórica, o soy así, no sé bien. Lo que sé que aun no me he fumado ni un porro, y llevo toda la mañana en la calle, hablando sin parar con personas conocidas. Incluso ahora a las 5 he quedado.

Me desperté, me vestí sin pensarlo, le quite las bragas a la Luna, es que tiene la regla mi perrita, el celo, jejejeje. Y nos fuimos a la plazoleta del barrio de mis padres. Me he ido a tomar un café y me he encontrado con mi amigo Ruperto “el bigote” un señor con sus años y su sabiduría, que me encanta estar con él porque aprendo de la vida, y él me aprecia mucho, mucho, mucho.
Después me he encontrado con “el Gafa” hemos estado charlando, y después me he encontrado al José, igual, ahhh y a la Manoli.

Hace un rato he subido a casa de mis padres, y he seguido hablando con ellos. Riendo, tan fundamental para mí.

Ahora mientras escribo lo hago en mi habitación, con un cafelito, soy bastante cafetera.

¿Ves? Ayer triste y hoy alegre, esto no hay quién lo entienda, pero bueno, después de tantos años sufriendo lo mismo, me empiezo a acostumbrar. Y a reir que sino un día perdido.

…Y esta vida se va, lo que yo tengo que decir es que yo puedo, aunque el vacío me de miedo, yo lo que tengo que decir que no engaño, aunque lo que haga te parezca extraño….

Pensando en voz alta.

1233578_546869408715599_1387526898_n

Para mí la mejor terapia es escribir lo que siento y pienso, así, normalmente aclaro mi cabecita.

Me cuesta vivir. Ya sé que suena mal. Lo explico: No es que quiera morir, no, para nada, desde el último intento hace poco más de un año no siento ningunas ganas, incluso ahora me da miedo la muerte. Sin embargo, un hilo de lana, de tristeza y vacío me inunda constantemente. Y me vuelvo agria, evitativa, egoista, incluso una amargada de la vida. Y amargo mis dulces. Los dulces que me dan vida y ánimo a seguir, pero yo no sé por qué los trato mal, si se merecen lo mejor del mundo, por aguantarme y soportarme y por ser ellos tal cual.

Cuando estoy bien soy todo lo contrario. Soy la mujer más bonita del mundo, aunque sea fea, pero animo y alegro por donde paso, suena mal decirlo, pero me vuelvo especial, y lo doy todo, lo comparto todo, mi atención hacia mi gente es sublime. Cariñosa, empática, risueña, habladora, positiva…

Pero no es así siempre.
Nunca sé cómo me voy a despertar al día siguiente, y la verdad que esto me da mucha rabia.

Y yasta, se me han quitado las ganas de escribir, ya me he desconcentrado, me pasa con facilidad.

Se fué.

Ya no me siento tan como ayer. Ni siquiera tengo ganas de coca. Esa obcesión se ha ido.
Estaría bueno que ahora viniera con eso; Si recuerdo como si fuera ayer, la última vez que me metí, un 20 de julio del 2012.

Las fiestas son peligrosas, no puedo dejar de bajar la guardia.

Y me voy a proponer que a partir del 1 de enero ya no fumaré porros.

No paro de pensar en hacerme daño porque me siento que soy mala persona, no sé tratar a mi mejor amigo. Y tengo ganas de destruirme metiéndome droga, exactamente cocaina.

Pero ¿cómo lo voy a hacer? Estoy loca? Llevo más de un año sin meterme ni una sola raya. ¿Por qué? ¿Qué me pasa? Además la cocaina me pone psicótica. No, no, no Aterciopelada.

998071_536800299722510_1897365282_n

Queridos amigos hoy quiero escribiros. A todas las personas que me leen.

Hoy para mí es un dia especial. Voy para mi tierra natal a pasar las fiestas, sobre todo a estar con mi familia, que la hecho tanto de menos.

Amigos quisiera que cuando hagais un balance de este año 2013 no sea todo malo, y si hay bastantes cosas malas que hayais sabido sacar lo bueno de cada problema.

Yo he tenido muchos problemas, pero aprendí a no frustrarme, aprendí a controlar mis estados de ánimo… Y lo mejor es que pude encontrar la paz de mi alma.

Pero para mí lo más importante ha sido, el A C E R C A M I E N T O con mi madre.

Para ella este año no ha sido nada bueno ni lo está siendo, lo único que ha podido descansar de mí, ya que este año mi enfermedad mental no me ha dado demasiados quebraderos de cabeza. Digamos que al madurar puedo controlarme más. Y puedo demostrar más mi cariño.

Pero mi mami ha estado muy cerca de la muerte, este año le han dado 3 infartos, sino más con tan sólo 49 años.
Amigos que la he podido perder, que la puedo perder en un cerrar de ojos.
Esto me ha hecho valorarla como nunca, y perdonarla, como ella me ha perdonado a mí.
Ya no sólo es mi madre es mi mejor amiga.

Esto es lo que más valoro de este año. ¡Mi mamí!.
Llevo un tiempo escribiendo una reflexión sobre los padres e hijos. Pero son tantos pensamientos que lo tengo un poco apartado, son demasiadas cosas que digerir para poder contar hasta llegar donde quiero llegar.

Bueno sólo me queda desearos felices fiestas y la paz de vuestra alma.

Mis mayores deseos para ustedes, con cariño, con amor, con esperanza y valor para este nuevo año.

De mi madre para mí.

Cuando estés triste piensa en lo afortunada que eres, cada vez que leo algo tuyo y hablas de alguien dices lo maravillosa que es esa persona, y la suerte que has tenido de conocerla, tus amigos Edu, Juaki, Paco, Marian, Paco Parra, etc… Tu abuela Ana que te quería tanto y te aconsejaba y contaba muchas historias, la abuela Encarna que también está ahí cuando la necesitas, tus tías, tu hermano que tú tanto protestas porque no te hace caso, pero que está pendiente de ti y pregunta, tu padre que es lo más para ti, siempre está ahí aconsejándote, acompañándote, mimándote, en fin, queriéndote, pero lo más de lo más, lo mejor, jajaja, es que me tienes a mí, con la que te desahogas, con la que discutes, con la que todo, pero la que intenta enseñarte como es la vida, para que la afrontes tú sola cuando no estemos nosotros, yo, lo que tú más quieres jajaja.

Ya ves la gran suerte que has tenido y sigues teniendo, cuantas personas han pasado por tu vida, están en tu vida, y las que pasaran por tu vida, todas te han dejado algo para recordar y para aprender, y sobre todo lo que te han querido y te quieren.

Un beso mi niña.

Oir tu voz abuelita.

Hoy las nubes están llorando tu ausencia Abuela mia.

Pero que nada te hiera, sé feliz allá donde estés.

Ojalá pudiera oir tu voz empujando mi vela.

No sólo en sueños es bonito soñar.

P.D: Te amo por las alturas.

100_0700

Imagen

Gracias.

Hoy doy gracias a la vida por darme un día más.

Llevo desde las 4 de la madrugada despierta por un dolor de muela y sin embargo me siento feliz. Con ganas de vivir.

Que valor tiene hoy la palabra: D E S P I E R T A.

Mis bendiciones a quienes me leen.

P.D: Sentir esta bella canción junto a mí.

Queridos amigos me siento muy feliz ahora mismo. Y me dejo llevar, porque la felicidad es efímera.

Ya sabeis que siempre tuve problemas con las drogas, que le daba a todas. Que por eso he ingresado tres veces en comunidades terapéuticas de desintoxicación. Y gracias a la última pude salir airosa del mundo de las drogas. Que viví 9 meses limpia de todo y me convertí en una persona muy agradecida. Hay cosas especiales pero si no lo agradeces, si no lo valoras dejan de ser especiales.

Y no os miento en que volví a fumar porros después de tanto tiempo limpia. Empecé como siempre, a descontrolar el consumo. Pero no sé que pasa de dos meses para acá, que fumo sin abusar, es como que amigos, me siento en paz conmigo y con el mundo, y creo que gracias a esto mi mente no me pide evadirme. Me gusta sentirme serena y despierta.

Y ahora fumo de vez en cuando, normalmente por las noches. No necesito porros por el día.

Hace un rato he llamado a Poveda la comunidad última donde estuve, para hablar con mi psicóloga, la que me llevó desde el inicio hasta el final de mi tratamiento.

Se ha puesto muy contenta de que la llamara, y más al contarle que me siento bien, que llevo dos meses muy buenos y que me llevo bien con el mundo y mi familia.

Me ha dicho que le gustaría que un día fuera a Poveda a ver al equipo entero y a todos. Le he dicho que me encantaría pero que yo no podría dar ejemplo a los pacientes que hay porque fumo PORROS. Dice que lo va a hablar con el equipo haber que opinan. Pero que de todas formas, ella y yo vamos a quedar. Cuantito pueda me llama.
Me ha dicho que soy una luchadora, que siempre estoy trabajando mis objetivos, le he dicho que gracias a ella, a ellos, a todo el equipo, y me ha contestado que no, que gracias a mí, que he sido yo la que ha luchado.

En fin amigos. Que feliz me siento de ser quien soy, jajaj. Aunque de vez en cuando me fume un cigarrito aliñando, pero mira, lo prefiero antes que tomar ansiolíticos.
Chicos yujuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu. Feliz de la vida y de mi misma.

Chicos por favor no penseis que estoy a favor de las drogas. Nunca jamás.

Las drogas fueron parte de arruinarme la vida, de verdad lo digo. Las drogas es el peor enemigo que te puedes echar a la cara.

Sólo que pensar, quienes me conozcan, lo mal mal mal mal que he estado durante muchos muchísimos años, y no sólo ya por la droga sino también por el trastorno límite. Y ahora, joder, vivo sin ansiedad, vivo llena de mí, apenas siento el vacío. No tengo que controlar mis impulsos porque no me entran impulsos. Aparte lo más importante es sentirte, aceptarte tal como eres aunque intentar mejorar lo mejorable. Señores se puede VIVIR con el trastorno. La edad te enseña a manejarlo e incluso a veces pensarás que se ha ido al fin, que sólo queda la personalidad, no el carácter ese producido por el tlp.

NO A LAS DROGAS.

De pronto.

18-10-203

Tengo que retomar el post que escribí ayer, con la idea de seguir con mi psicoterapia. Aunque siga siendo sola. Algún día volveré a un psicólogo. En mientras, he de ayudarme a mi misma así, escribiendo, porque no sé otra forma. Y afuera con todos a reir.

Son las 23:28 de la noche, necesito escribir desde lo más hondo de mi corazón.

Ser yo misma, no tener miedo y volver a encontrar la paz de mis sentimientos. Es difícil, tengo el autoestima por los suelos. Vuelvo a sentirme culpable de todo, con demasiados remordimientos. Y cada vez que me acuerdo de Poveda, la comunidad terapéutica de desintoxicación, se me saltan las lágrimas al recordar lo bien que llegué a estar allí, la de meses que estuve limpia y lo feliz que les hacía a mis padres y hermano.

Recuerdo las terapias de grupo, en las que siempre salía con el clínex destrozado pero con una sonrisa de oreja a oreja. Ver a otras personas que han salido de la droga, que están tan bien y lo pueden contar sin perder la alegría, es admirable, mucho.

Y ¿Cuántas veces me imaginé yo, que algún día estaría sentada en esa silla? No pudo ser. Y que pena me da. La vida me dió otra oportunidad y la desperdicié.

Tal vez, últimamente no escriba como hace unos meses. Volví a descontrolar el consumo del cannabis. Me confié y equivoqué. Una adicta, o ex adicta, da lo mismo, nunca podrá aprender a fumar, a beber, a esnifar, y a veces pienso incluso que nunca podrá llevar dinero encima. Pero aquí hace voz mi desesperanza, y no debo hacerle demasiado caso.

Es difícil aguantar el vacío desde que te despiertas, es muy difícil y duro. Porque si quieres salir de ahí, hay que luchar mucho, incluso, cuando crees que ya has salido, te confías, cierras los ojos y te vuelves a ver ahí dentro. Como digo es difícil y muy duro.

Yo no sé que piensa mis padres y hermano en cuánto a esto. Es un poco tema tabú. Normalmente me escuchan, y me dan ánimos cuando digo que voy a dejar los porros. Pero yasta. Cuando ven que no he podido, creo que se hacen los ciegos para no volver a sufrir.  Y me escondo en mi habitación. Y hago la vida en mi habitación.

Cuando vuelves al mundo de las drogas, te das cuenta que vuelve el aislamiento. No quieres que nadie te vea por vergüenza. Y vuelven las obsesiones. Y te vuelves a destrozar la cara y los brazos. Cuando te miras en el espejo, ya no te reconoces de nuevo.  Dejas de cuidarte en todos los aspectos. Ah y escribes caóticamente.

La cama vuelve a ser tu amiga, tu confidente, pero sabes que no te ayuda. Pero tampoco sabes cómo salir de ahí. Lo has olvidado otra vez. Y hace que te droges más. Eso sí, sólo porros… bastante es, porque no son 4 ni 6 ni 10, pierdo la cuenta.

Y tengo 31 años y siento que ya lo he vivido todo.

Bueno, cambiando de tema.

Aunque sienta que ya lo he vivido todo no deja de sorprenderme la vida.

Ayer al ver fotos de mi juventud y también, al recordar los disgustos que les dí a mi familia, hizo que escribiera como era mi vida a los 18 años.  Sin embargo no me ayudó nada “la psicoterapia”, me avergoncé de mi misma brutalmente. Pero que casualidad que hoy vi anunciado en la televisión que esta noche empezaba de nuevo el programa “Hermano Mayor”.  Lo he visto y la verdad es que es, lo que me ha impulsado a escribir de nuevo y a seguir con la psicoterapia sin sentir verguenza.

Hoy la protagonista era una chica llamada Tamara, de 24 años. Con problemas de conducta y de alcohol.

Me he visto reflejada (y no sólo por el nombre), he llorado con ella. Pobrecita pero pobrecitos también su familia.

¿Sabes Tamara? A mí también me gustaría haber tenido un hermano mayor. Que me hubiera enseñado a controlar mis emociones sin recurrir a las drogas.

……………………………………………………………

Retomo la historia de ayer. Al menos hoy me consuelo con que no he sido/soy la única chica problemática.

En nuestra furia y gritos siempre estaremos pidiendo SOS.

17 años

17 años

17-10-2013

De pronto.

17 años.

17 años.

Celebrando mis 18 años.

Celebrando mis 18 años.

De pronto tengo 18 años.

Hace unos meses me escapé de casa mis padres y he venido a vivir a Madrid sola.

Estoy dolida conmigo misma, me pregunto si la suerte me vendrá, si mis padres me perdonarán.

Trabajo de frutera, libro los domingos.

No tengo buenos amigos, sólo uno que se llama “el rallao”.

Reía por no llorar.

Reía por no llorar.

Vine aquí para estudiar teatro y no puedo, mi sueldo no me da para nada que sueñe o desee. También vine para dejar las drogas (por primera vez). Pero no puedo.

Entre semana intento controlarme, la verdad que no me da tiempo ni para drogarme. Pero los fines de semana le compro al carnicero 3 pastillas de éxtasis. Y si está mi compañero de piso me invita a Speed, y si está mi otro compañero de piso me invita a porros.

Los fines de semana siempre me quedo sola en casa, no me llega el dinero para discotecas ni bares.

P1011038Me gusta estar en mi habitación, es lo único que siento que me pertenece hoy en día. Las paredes son celestes como el cielo que un día amé. Las puertas del armario, las tengo llenas de fotos y dibujos hechos por mí, son recuerdos buenos que reviven pero que me hace añorar demasiado.

Las sábanas las compré en una tienda de veinte duros. Son rayadas, de colores lila y violeta. Cuando estoy muy colocada, las rayas se vuelven círculos, y el color violeta se convierte en rojo y me creo que me sangra la boca. También cuando estoy colocada, me creo que soy feliz. Y me dedico en mi soledad del sábado noche, a escribirles a los amigos de Cádiz. Al día siguiente esas cartas siempre terminan en la basura.

En realidad no soy feliz para nada. De un tiempo para acá, el vacío susurra demasiadas veces y la ansiedad me quita el hambre y las fuerzas.

Ultimamente sólo me alimento de bollicaos.

Me gusta estar rapada y llena de piercings. Así me siento diferente del resto.

Tengo 20 agujeros en las orejas. Cada vez que me he peleado con mi madre me he hecho uno.

Estos meses estoy sintiendo demasiada furia. No sé sacarla para afuera bien. Casi siempre haciéndome daño. A veces incluso lo hago por placer. Me golpeo la mano contra la pared hasta que ésta se me hincha. O me pellizco la cara, los brazos hasta que veo sangre. Me como las uñas tanto que tengo los dedos porrones.

Y me sigo llamando “mala”. No sólo empiezo a odiar al mundo entero, sino también los domingos. Mis domingos son algo penosos, sólo Marilyn Manson me divierte. Es un cantante.

Este día de la semana es el que tengo para dar largos paseos y desahogarme en ello.

Mi walkman es mi salva vidas. Pongo a tope a mi compi Marilyn, y comienzo a caminar dejándome llevar por la ira. Que si una patada a esta papelera de la izquierda, después la de la derecha.

Miro a la gente como un demonio. Ni siquiera ezquivo sus miradas, un día me van a matar. A veces incluso empujo al personal. Pero nunca como esas señoras en los supermercados que te dan con el carro para que te eches para un lado.

A veces también salgo los sábados por las tardes-noche a caminar, pero más bien salgo a comer. No sé hacerme la comida, nunca me dio por aprender y creo que no me gusta.

Asi que me voy al hipermercado, al pasillo de dulces y me pongo morada. El otro día me cogió un guarda. Le conté la verdad y le dí pena. Que coraje. No me gusta dar pena, me gusta que me tengan respeto.

La verdad que la mascara que me cubre, me ayuda normalmente.

tamarucha%20de%20rubia

Siento que me estoy haciendo salvaje.

Tengo otro compañero de piso que dice que mis lágrimas son de cocodrilo. ¿Qué sabrá él?

Marilyn Manson es mi único apoyo, su voz, y mira que no entiendo lo que dice, porque no tengo ni idea de ingles. No obstante me las sé de memoria y puedo hacer los mismos juegos de voz que él.

En estos momentos de vida sólo ezquivo mi corazón. Un corazón podrido, roto en mil pedazos, lleno de miedo y confusión.

No hay nada ni nadie que me pueda ayudar. Yo no pido nada. Sólo a mí, perdonarme, perdonar mi pasado y darme una oportunidad.

P1011078

Pero mañana, el día será el mismo de hoy y Marilyn me recuerda como un disco rayado, que mi sistema nervioso está caido, que probablemente tengan la culpa las drogas, y yo y yo. Por confiar un día en ellas, y apartarme de TODO lo bueno.

(Aterciopelada)

Ahora, con 31 años comprendí que la cima está ahí siempre, y contra más cerca de ella estés, más costará llegar, pero se puede llegar, lograr, alcanzar. Lo sé.

Y como me ha recordado Marilyn Manson esta noche, cuando quieres se va demasiado rápido y cuando odias siempre parece durar.

Las canciones aunque no las entiendas porque están en otro idioma, te están cantando sin saberlo tú,  lo que estás sintiendo. Y esto me ocurría a mí con este cantante. (Aunque ahora no podría escucharlo habitualmente, me da como malas vibraciones) jeje.

Aquí con 22 años, cuando comencé este blog y a luchar contra el mal, sin saberlo.

22 añitos

22 añitos

1383972_566051503462576_1412750242_n

Hoy discutí con una prima mía, de sangre.

Al final le he pedido perdón, me traicionaron los impulsos.

No he recibido ninguna contestación.

Y ahora, yo, tengo ganas de hacerme daño, y quisiera que el mundo se enfadase conmigo. Todos.

Mientras almorzábamos en la mesa, mis padres, mi hermano y yo, les he confesado mis ganas de herirme.

Se han reido, menos mal, le han quitado importancia. Pero no he podido remediar que se me cayesen las lágrimas en el plato al recordar.

Al final no he podido terminar de comer. Desde que discutí con mi prima hoy, me persiguen los recuerdos, de aquella mano, de aquel chico que era de mi sangre y abusó y yo callé.

Y aquí, en la soledad de mi habitación me encuentro. Luchando por no destruirme, por no hacerme daño.

Lo único que quiero ya, es dormir. Para mí el día de hoy finalizó. 30 mg de mirtazapina de más y a olvidar.

la herida-pelicula

¿Qué chico no se ha enamorado alguna vez de una chica guapa y loca? No loca en el sentido clínico estricto, con episodios psicóticos y crisis de litio. Loca en el sentido más laxo: de comportamiento errático, desafiante, apasionada, impulsiva y a la vez frágil e inestable; portadora de la promesa de una vida merecedora de ser vivida, pero dramáticamente necesitada de protección y ternura.

Quien esté dando un suspiro de nostalgia por aquella amiga del bachillerato, quien se pregunte qué habrá sido de ella, que se acerque cuanto antes a ver ‘La herida’, el filme de Fernando Franco que se estrenó este fin de semana en los cines y que en el Festival de San Sebastián ganó el Premio Especial del Jurado y la Concha de Plata para la mejor actriz (Marian Álvarez).

Dos psiquiatras con consulta en Madrid, Mariano Hernández Monsalve y Pedro Martínez (uno en un centro público y el otro en un centro privado), vieron la película estos días al hilo del interés profesional que podían intuir. ‘La herida’ se ha presentado como el retrato de una mujer afectada por el trastorno de la personalidad límite, lo que antes se solía llamar ‘border line’. Y a los dos les gustó mucho. «Me gustó como espectador y como psiquiatra. Me parece que nos da acceso a la intimidad de una mujer que tiene un problema y lo hace de una manera muy honesta, sin romantizar, sin ponernos contra las cuerdas, sin caer en lo sentimental ni ‘guinoizar’ demasiado’.

Ana [la protagonista trastornada] no se suicida, que es lo que hubiera esperado cualquiera en otra película», explica Martínez. Hernández Monsalve piensa algo parecido. «No hay alharacas ni exhibicionismos. El hilo es la cara de la actriz que expresa toda la inestabilidad del trastorno. Y lo hace muy bien. Hasta el punto de que yo, que soy profesional y estoy acostumbrado a estos casos, me impliqué en la historia y me conmovió». «Cuando tratas con alguien con personalidad límite, como psiquiatra te es difícil empatizar con él, es gente que te lo pone difícil. Muchas veces, te sacan de quicio pero tienes que hacer un esfuerzo, saber que no se portan así por joder, sino que ellos son las primeras víctimas de sí mismos. Y en eso, la película tiene mucho valor para un psiquiatra», añade Martínez.

De modo que enhorabuena a Franco y su equipo. Pero, para los que no somos profesionales y para los que no hayan visto aún el calvario de Ana, ¿qué es exactamente el trastorno de la personalidad límite?«No es una enfermedad. Es un trastorno, es una forma de ser problemática, con rasgos que impiden conseguir sus objetivos», explica Martínez. Rasgos como: impulsividad, hipersensibilidad, inestabilidad, autoestima baja… ¿Es un problema clínico, alguna proteína que falta ahí dentro, o es cuestión de haber aprendido mal a vivir? «Pues en realidad no se sabe qué ocurre exactamente en el cerebro. Pero, como con todas las cosas complejas, pensamos que lo que hay es la combinación de una predisposición bioquímica con experiencias vehiculares duras», explica Martínez.

«Hay mil hipótesis», añade Hernández Monsalve. «En cada caso, los factores que proceden de la biografía pesan en una medida distinta, pero sí que hay siempre un remite a la adolescencia, al momento en el que todos emprendemos una construcción personal, aprendemos a regular los afectos, pero en el que, por las razones que sean, el paciente no internaliza esas funciones». «Ana actúa como una adolescente desbocada», confirma su colega.

Del retrato de Ana se diría que su problema, básicamente, consiste en tener expectativas irreales de los demás. Y que en el núcleo de su insatisfacción está la insatisfacción romántica. Ana tiene un novio que no parece mal chico, pero que, claro, se queda aterrado con los mensajes que le deja su chica en el contestador. «Te quiero-eres un hijo de puta-perdóname, te quiero-eres un hijo de puta», en resumen y en bucle. «El núcleo del dolor es la posibilidad del rechazo y del abandono, el ser incapaz de aceptarlos», explica Martínez. «Éste es un trastorno de interacción. Interacción con los demás, por vinculación, e interacción con uno mismo. Fíjese que Ana, en el trabajo, puede ser encantadora, pero siempre en relaciones que tienen un marco preciso. Otra cosa es el novio, los padres o la amiga, aquellos de los que espera algo. Que espera demasiado», explica Martínez. «La dinámica es: ‘Te idealizo, me decepcionas, te odio’. Hay una especie de falta de empatía, de incapacidad para compartir sentimientos, porque hay un problema de tiempos, una especie de desgajamiento entre el intelecto, la capacidad para el afecto y los instintos sexuales. El paciente no consigue ponerlos al unísono y por eso decimos que son vidas fragmentadas», añade Hernández Monsalve.

Volvamos a eso de «interacción con uno mismo». Los rasgos problemáticos de la personalidad límite se expresan, como se puede ver muy bien en ‘La herida’, en una sucesión de malos tratos infligidos por su portadora a sí misma. Ana roba y miente como si buscara una humillación y después se intoxica con frecuencia (cocaína, vodka), protagoniza episodios sexuales bastante sórdidos y, sobre todo, se automutila. «Lo de las lesiones autoinfligidas es bastante corriente. Parece que hay un alivio, un sentimiento de mitigar la culpa, de dar corporeidad al daño que está dentro», explica Martínez. «Hay dos lecturas: una es ‘no me soporto, me castigo’. Y la otra es que hay un interior tan cargado de dolor que sentirlo en la piel es una manera de sincronizar la angustia», añade Hernández Monsalve.

Desvalidas, dependientes y alcohólicos

¿Y la tendencia que tenemos a pensar en el trastorno de la personalidad límite como un problema de mujeres más que de hombres? «El desvalimiento, la dependencia, las expectativas románticas… ese núcleo que hemos descrito tiene que ver con la posición femenina a lo largo de la historia. Para los hombres, la medida de nuestras insatisfacciones suele ser otra. No me sé los datos, pero le diría que de 10 pacientes, siete son mujeres», explica Martínez. «También ocurre que, en muchos hombres, la personalidad límite está encubierta por los hábitos de conducta. Muchos alcóholicos, por ejemplo, tienen una personalidad límite que no queda tan clara porque no expresan la afectividad claramente», dice Hernández Monsalve. «Eso es verdad. Yo trabajo con drogadictos y muchas veces ves que su problema es un trastorno de la personalidad», añade su colega.

Otra cosa es que casi todos, hombres y mujeres, en algún día de desamor, nos hemos intoxicado, nos hemos obsesionado, hemos dejado mensajes vergonzosos en algún contestador y hemos abusado de nuestros padres, amigos y ex parejas. «Los trastornos de la personalidad tienen algo misterioso y apasionante para su estudio, porque nada nos es incomprensible, nada hay en ese comportamiento que no hayamos sentido todos. El problema es la intensidad y la frecuencia. Esto no es una psicosis, que es una categoría clara, es un problema dimensional», dice Martínez. Lo importante no es qué sino cuánto.

¿Y qué se hace con una personalidad límite? «Está la medicación, porque hay pastillas que inciden en rasgos como la impulsividad. Pero también hay mucho trabajo de psicoterapia», dice Martínez. Y sigue Hernández Monsalve: «Es un desafío casi existencial. Los casos leves, en la práctica, no llegan al psiquiatra. Los graves, los que llegan mediante un episodio de crisis como un intento de suicidio o una intoxicación grave, necesitan de una intensidad en el tratamiento que no siempre podemos dar. Y cuando lo damos, es un proceso muy frágil porque las relaciones de confianza, establecer un proyecto terapéutico en común, son muy difíciles. Los ingresos en las unidades específicas son voluntarias y ¿qué ocurre muchas veces? Que el paciente, al segundo día, se enfada o se impacienta, pide el alta y se va a casa. Luego llega el segundo ingreso y ahí ya hay más margen para trabajar en un soporte social, familiar…».

La buena noticia es que sobrevivir es hacerse más fuerte. «La tendencia natural es que los años mitiguen la intensidad de las emociones. También para las personalidades límite hay una tendencia a controlar mejor», explica Martínez. «De alguna manera, el trastorno de la personalidad límite es un trastorno de la maduración emocional»

fuente:http://www.elmundo.es/elmundo/2013/10/07/cultura/1381102433.html?a=3d1e2e96aa5884c5f24d77acdc9bd449&t=1381214184&numero=

Palabras

 

Realmente no sé por qué quiero escribir, si no tengo nada que contar.

 

Hoy me levanté bien temprano, al rato lo hizo mi padre, y nos fuimos al muelle pesquero a desayunar, al lugar donde a los dos se nos ha visto crecer, madurar, envejecer, etc…

Es uno de mis lugares preferidos, es de esos sitios en los que te sientes segura y confiada. Te sientes como si estuvieras en tu casa, y en el patio de vecinos están todos jugando a las cartas o al bingo.

Allí todo el mundo me llama “la niña de Pepe”

Pepe, mi padre, es la persona que más paz me transmite, y como él dice, a pesar de los problemas no se nos debe olvidar reir y tener fé en que las cosas mejorarán.

Esa fuerza y coraje, me hace apreciarlo, idealizarlo a tope.

Admiro a mi padre, y no sólo a él, sino también a mi madre.

Después de desayunar volvimos a casa. Mamá se levantó y nos hemos ido al piojito (baratillo) Antes de salir, mientras ella se vestía yo he corrido a la calle a fumarme un porro antes de irme con ellos.

Mi madre se ha comprado un chándal, y yo una blusa con maya.

Ahora, mientras escribo, ya lo hago en casa, necesitaba fumar otra vez. Mis padres han ido a la plaza por las compras, y aquí estoy yo, tragando y expulsando humo, el humo que me provoca o me quita penas.

No sé si es por el periodo menstrual, que he empezado hoy, pero me siento decaida, y a veces se me atrapa la mente y me cuesta pensar y decidir.

Tengo ganas de hacer cosas, me encantaría irme a la playa del Palmar, que hay conciertitos a la 7 de la tarde, mientras veo el atardecer.

Lo que no sé, si quiero ir sola o acompañada.

Todos los días hablo con Paco, mi mejor amigo, pero ayer no. Cuando estoy así no me gusta llamarlo porque lo preocupo, y bastante tiene él con sus problemas.

Ayer mi padre entró varias veces a mi habitación.

En una de ellas me dijo que tenía mala cara, en otra me dijo que qué me pasaba, y en otra que no me encerrara de nuevo en mí.

A mis padres no les hace falta que les diga nada, ellos viendo mis ojos saben que me pasa algo. Y esa chica, yo, que es habladora, risueña, cariñosa, preguntona. A veces se le cruzan los cables no sabe bien por qué, y se vuelve evitativa, callada, seria, más así, no sale apenas de su habitación.

No me quiero encerrar en mí, pero cuesta. Me he vuelto a defraudar, me dije que no volvería a fumar porros y no he aguantado ni un día.

 

533160_358562880877923_616103115_n

Un día menos.

378058_2757570785613_1448047717_4493709_417475290_n

Me encuentro en la playa, entre mis penas y desgracias.

Hoy ha sido un día duro, a pesar de que me despertara con toda la ilusión del mundo.

A mi hermano lo han echado del trabajo, estamos tristes todos.

Pero vamos a meter a la empresa a juicio, por todas la diligencias que han cometido. Con lo responsable que es él, que estaba con su trabajito muy contento. Y así, sin más, lo echan.

Somos números en esta vida,  que nos ha tocado vivir en España. Y tal vez seamos privilegiados….(como dicen)

Yo que siempre fui anti-sistema, que tuve que acostumbrarme pese a la negación,  y no es que no me adapte, es que no entra en mi mente ni corazón muchas incongrugencias . Muchas veces pienso que sería más feliz, viviendo en una cueva y besando todas las noches la pachamama.

Hoy me propuse no fumar porros, empezar a vivir hoy, pero no ha podido ser.

Me quedé sola en casa y me vinieron miles de pensamientos mágicos, que ahora que tengo lo que he conseguido, sé que no vale de nada.

Y me averguenzo de mí, de mí, de mí. Y ahora quisiera dejar de existir.

Estoy bastante triste, e incluso atrapada, quiero dormir, sólo dormir, para que se alejen mis fantasmas.

Aun me frustro bastante cuando no salen las cosas como a mí me gustaría o como le gustaría a mi familia. Y voy yo y me castigo.

Esta crisis económica, mundial casi, está pudiendo con la esperanza e ilusión de muchos, de los míos y aveces, incluso de mí.

Pero yo, sé volar, aunque hoy tenga la cabeza cerrada y tenga el cristal de «mis gafas» empañados.

Creo que debo ser dura conmigo misma.

Claro que volví a fumar porros, ¿qué esperaba yo de mí? En realidad siempre se lo dije a los educadores, a pesar de mi abstinencia, sabía que volvería a caer algún día. Y tal vez, eso es lo que he buscado todo este tiempo. Caer.

Hoy he pedido ayuda.

Controlo mis estados emocionales, más o menos, sin embargo, fumo, y esto me descontrola más, así que el esfuerzo es el doble.

Hacía mucho mucho tiempo que no iba al psiquiatra, y le he explicado mi tema (siempre es el mismo al final) que quiero dejar los porros, pero que empiezo a trabajar de nuevo y tengo miedo de liarla, así que le he pedido que me mande ansiolíticos. Sólo para un mes, el necesario para pasar de nuevo la abstinencia. Lo bueno, si es que tengo que sacar cosas buenas de esto. Si antes necesitaba 25 canutos para vivir, ahora con 6 me apaño (sé que es difícil de entender).  Y sé que no me trae ningún beneficio porque el ánimo me lo trastoca completamente. Por eso quiero empezar de nuevo a vivir, lo que no sé cuándo. Ni siquiera sé cuando comienzo a trabajar, no obstante esto me tiene ilusionada, y al final me convertiré en Sevillana.

532955_354165374694389_792194630_n

 

 

(Yamore- Salif Keita)

Corría la vida aquel día.

Era un 16 de agosto del 2012.

Se despertó ya sudando, pero le daba igual.

Agua en la cara, café descafeinado, tostadas integrales con margarina…

Cigarrito y a currar por unas horas.

Era la responsable de jardinería, aquel día apenas tuvo que dirigir o mandar, le daba un poco igual todo, necesitaba liberarse y pensar en si misma.

Aunque estaba deseando terminar de currar, para que empezara el concierto.

Se duchó, cantando.

Disfraz, raya de ojos, labios rojos…

Escenario.

Guitarra, batería, palmas, bajo….Cantaba llena de emoción, bailando…

En aquellos momentos no existía la vergüenza, sentía todo lo que siempre había permanecido en ella, no tuvo miedo y transmitió ganas de vivir. Y sí, aquel día, sintió que era el primero de su vida.

Qué recuerdos!!!!

poveda

 

 

POVEDA (Comunidad Terapéutica de  Desintoxicación.

Estación de un amor.

Síiiiiii ya lo sé, la he puesto más veces.

Es que me encanta unirme a esta canción en noches como esta… Sentir y apreciar que no soy la única, la única tonta que hace cosas malas para querer olvidar un amor que al fin al cabo ya es de otoño, invierno, primavera y verano.

Una motivación nueva.

Hoy me he dado cuenta que las penas o la ira, son buenisimas pa la salud, jajaja, bueno más bien buenas pa ir al gimnasio. Hoy ha sido un bastinazo, como que no he podido volver por la tarde y estoy doblá enteramente. Era pá verme. Parecía una atleta de verdad, ahí con mi botellita de agua, to sudá, pero sudá, y bueno, ejjemm, un poco la lengua salida y mu coloraos los mofletes (eso ya no es de atleta verdad? jaja. Y venga a correr, uf ufu ff, de verdad ennn que placer y motivacion pá las penas. 
Y mañana más….

Pa mi papi.

«Quisiera de noche arder bajo tu ventana. Ser luz en tus ojos, ser yo tu mañana. Que rompan mi espalda, ser yo tus aceras, partirme los dientes moliendo tus piedras, ser yo tu camino, que nada te hiera. Que nada empañase el cristal de tus ojos, juntar los pedazos de tus sueños rotos, beber de tu mano si oigo tu voz. Oír tu voz suplicar mi nombre al viento, oír tu voz escupiendo tus lamentos, oír tu voz. Empujar mi vela siento si oigo tu voz, oír tu voz, tu voz»… (D´callaos)

 

-¿Cuándo dejaste de ser cariñosa? ¿Alguna vez lo fuiste?

-Sí. Hace mucho.
Pero ya no recuerdo demasiado. Incluso si cierro los ojos me pierdo en el tiempo.
Lo que sé, es que cuaquier contacto físico me pone en alerta. Y no quiero que me toquen.
Tal vez porque pienso que no merezco cariño ni amor, o ta vez porque soy una arisca de mierda.

-Tal vez es que cuando necesitaste cariño, no lo tuviste por más que lo pedías, y esa sed de amor la llenaste con drogas.
Es duro, pero en tí está el cambio, porque tú vales, aunque ayer, hoy y todos los días no lo creas.

-Vale, pero no te atrevas a decir que me quieres, ni me toques, por favor.

Chillar.

ira1

-Estoy cansada de chillar.

Cansada de chillar y que nadie te escuche sin que piense: Esta está loca.

Le chillas a tu familia, al gato, al televisor, al del coche que se te atraviesa, a la vecina que no recoge las cacas de sus animales, al del bar por no recoger los vasos sucios, al que aparca donde caben dos coches, grrrrrrrrrrr… chillar, chillar, chillar, que fácil es chillar y que malo es para la salud.

Y esta “loca” que escribe, con 47 años ya, abandonada por su marido, por sus hijos, por sus amigos y sobre todo abandonada por si misma….ESTÁ HARTA DE CHILLAR.

Es difícil levantarse de la cama, cuando nadie en el mundo te acompaña ya.

¿Mala de los nervios? Eso dicen. Es tan fácil decirlo y tan difícil entenderlo.

Y te ahogas, te ahogas, te ahogas, y chillas, chillas, chillas.

Entras en trance, te sale fuego por la boca, por supuesto todo lo quemas, y sigues chillando hasta quedarte afónica, pero sigues, sigues. Porque en el fondo es tu única manera que queda de protegerte. Y te duele la cabeza, la garganta, los muslos de golpeártelos, los nudillos de la mano al hablar con la pared. Y la cara, tu cara desencajada, los ojos, tus ojos como platos, y lágrimas, lágrimas que caen como una tormenta que te coge de improviso y te moja toda, al descubierto, quedándote al descubierto, y lo único que queda entre tanto caos, es un corazón lastimado, tu corazón que ya no quiere sentir, para no chillar.

Cansada de chillar, de chillar mucho. De que toda esa rabia que creció en ti sin saberlo, haya hecho que mande en tu vida y que consiga que estés sola, sola contigo misma, tu peor enemiga, y vuelves a chillar, a chillar pero ya estás sola. Ya todo el mundo se cansó de ti, hasta tú misma.

Y chillas, chillas, chillas sola, pensando que el Nembutal es la única solución que ya sólo te queda.

Corres, corres….

Mientras te lo bebes no sabes si morirás, pero lo que sabes y sientes es que ya no puedes chillar, pero tampoco hablar, ni susurrar, ni pedir ayuda, ni nada.

Adiós.

(Aterciopelada)

Los días rojos.

Los días rojos son horribles, son los que te hacen cuestionarte TODO,  claro! Si es que, al sentir que tu interior está un poco o muy caótico,.. que de pronto lloras y al instante ríes y como si nada, ¡flipa!, repitiéndose el malestar y después la alegría furtiva.

Los días rojos son los días previos a la menstruación, y por supuesto mientras la menstruación también.

Si haces cuentas, puedes fijarte que del mes, 15 días estás bien y 15 días mal.

Y los días malos son muy malos, porque pierdes la ilusión por la vida y te hace cuestionarte si merece la pena vivir así, confundiendo y quemando lo que tienes a tu alrededor.

Al final esos días siempre termina una durmiendo en el coche.

15 días malos, 15 días que lloras por todo, que te enfadas por todo, que te pones maniática con todo, que te deprimes con todo y, y después todo gloria bendita, todo precioso, todo el mundo es bueno, toda la vida es maravillosa, de peores podría haber salido…etc y etc.

Pero eeeeeeem, no te confieeeees, que vuelven los días rojos, tus días intensos chica.

Te lees libros y libros sobre lunas y diosas, intentas aceptarte y al final siempre igual.

Yo te lo explico desde el sentimiento, el psiquiatra te dice que sufres de síndrome premenstrual y tan contento.

violencia-de-genero1

-Eres mía, estarás a mi lado aunque sea muerta.

Esas fueron las últimas palabras que oí de él.

Ese día fuimos a misa, se empeñaba en decir que nos hacía falta, que hacía mucho tiempo que no pisábamos la casa del Señor, y yo, en mientras, pensaba que le haría falta a él, porque la paz y el amor no quedaban ya en su interior, desde hace mucho, muchísimo tiempo.

Recuerdo:

-Hermanos podeis daros la paz del Señor-. Y todo el mundo empezaba a abrazar, a dar besos, a dar caricias…

-Que falsos son todos, cuando fuera pisan a las personas que más quieren-. Me iba diciendo a mí misma, quieta, en un profundo mutismo lleno de confusión. Desde hacía mucho había caído al vacío, sin poderme agarrar a la vida.

Y nos fuimos de allí para el bar que siempre frecuentaba él.

Yo no quería beber, no, no quería. Él sí, por supuesto necesitaba el veneno que le hacía olvidar el bien, porque para él era más fácil hacer el mal.

Dos horas pasaron de borrachera junto a su mejor amigo y su sombra que era yo. Cuando quiso volver a casa… El silencio, su silencio, el miedo, mi miedo volvía al abrir puertas y ventanas.

Pero volvieron los gritos, mis ansias de huir… Aunque yo perdono, perdono, perdono, perdono, sólo por tu bien, aunque no me lo pidas.

Perdono, perdono, perdono, y cuando volví a abrir los ojos llenos de pánico, un cuchillo me atravesaba el corazón, y ya, yo no pude perdonarle nunca más.

-Adios querida. Eres mía, estarás a mi lado aunque sea muerta.

(Aterciopelada)

Y hoy yo, por TODAS, por todas esas mujeres que perdieron lo que más tenían, su amor propio. Por tantos olores, por tantas noches de soledad y llanto, por todas esas camisas arrancadas, la tierra hundiéndose, las imágenes alejándose, por todo el odio y más, Aterciopelada arranca de su corazón recuerdos de existencias, palabras que al fin y al cabo, ya están perdidas.

No puedo más, estoy harta, cansada, agotada.

Que pena de mi Cádiz, que me voy con una tristeza inmensa, inmensa. Lloro y me duele tanto adentro.

¿Por qué yo me tengo que acordar de sus besos, de sus caricias, de todo?

Han pasado ya 4 años y sigo amándolo más que el primer día.

Ayer lo ví, hoy lo ví y no puedo más. Me destrozo de un querer que ni existe ya. Aprisionar tu amor, que ya lo sientes locura, si perdió el interes de un día para otro. Hacerte la tonta. Y calllar, estás harta de escuchar: Que tonta eres, si ese hombre no vale nada, si es feo, si es sucio, si te utilizó.

Seguire encerrando hasta que mis lágrimas me sequén esta sed tan basta.

NO PUEDO MÁS, NECESITO SACARLO YA DE MI MENTE Y DE MI CORAZÓN.  SOS.

Mi corazón, roto, si supiera que todos los trozos son de él.

Te juro por mi rabia que no veras más mi pelo, que desaparecé, y tú no me volverás a ver. Esta tristeza no es justa.

Rumbo a Cádiz.

246795_1871656070007_549003_n

AÑORANZA. Tu tierra te llama. Y te embarga la desazón si podrás.

Rumbo a mi tierra, hasta el dominguito ¡ole!. Que ganas tengo.

Llevo unos días con una penilla honda de tanto querer a mi tierra, y sentirla a la vez tan lejana. Es un imposible vivir allí (para mí). Al menos me conformo con poderla ver de vez en cuando y volver a enriquecerme en sus calles, en el silencio que penetran cuando andas por ella en la noche, pero no te sientes sola, ¿Cuántas personas habrán pasado por allí, sintiendo lo mismo? Cádiz es mucho Cádiz, señores.

El día de mi cumpleaño suelo estar triste, espero que este sea diferente. Se me acaban los 30, quien lo diría. Y no van a terminar tan mal. ¿Verdad?
Bueno me voy hacer una tortilla de patatas y pá el tren.
Cádiz allá voy.
Familia allá voy.
Aterciopelada pallá vas y Luna móntate que te llevo. 

553852_454754394543986_544212338_n

Desde que salí de Poveda las cosas no han sido fáciles.

Y si antes Poveda me enseñó tanto, ahora lo hace la nueva vida.

Una vida que está llena de obstáculos para ponerte a prueba de nuevo, para que veas donde están tus límites, tus dificultades aun, y si esto lo digerimos bien, guay, pero si no, terminas en un caos brutal, viviendo y pensando como en tu vida pasada.

Yo no es que viva en el caos absoluto, pero a veces así lo siento dentro de mí.

Es difícil tomar decisiones acertadas. Muy difícil.

Al igual que lo es, saber que pese a tanta gente que me quiere, me siento sola en el camino.

A veces creo que voy a explotar, y cuando me doy cuenta de que no, estoy haciendo patatas con cebolla y pimiento.

La semana que viene voy a mi tierra natal a ver a los mios, recoger mi coche y celebrar mi cumple.

Se me acaban los 30, quien lo diría. Y no van a terminar tan mal.

Hoy cambio de ciudad y casa, a una ciudad que aunque no me gusta demasiado, hay más oportunidades que en mi tierra, y la casa pues me voy a una más grande, con una habitación enorme y terraza propia, por supuesto, Luna viene conmigo. Las penas y alegrías también.

20090310elpepucul23

Contigo pero sin ti.

Me da mucha rabia, decirle a alguien: vete, cuando en realidad quiero decir: no te vayas, por favor.

Que masoquismo.

Paco P

547498_10151611828364402_1278842097_n

 

Paco, pero no el Paco de siempre. Es que así se llama mi amigo nuevo, bueno eso de nuevo, hace ya un año que lo conozco. Es mi mejor amigo. Es quien siempre ha estado a mi lado para lo bueno y por supuesto para lo malo.

Me apetece hablar de él.

Paco lo conocí en Poveda, el día que llegué allí. Yo estaba al lado de la piscina conociendo a Pedro cuando de pronto, alguien se tiraba al algua. Era Paco, acababa de llegar de salida, venía de Jaen.

Pero no nos presentamos hasta que coincidimos al salir de nuestras habitaciones, la suya estaba en frente de la mia.

Paco-Tamara, Tamara-Paco. Había algo en él que me recordaba a alguien, y su voz, su voz también.

Mientras jugaba al futbol de portero, y yo lo escudriñaba ya me vino a la cabeza a quien me recordaba. A Pablo.

Me hice muy amiga de él, tanto que confundimos la amistad con el amor.

Nos volvimos locos de pasión uno por el otro. Pero estabamos en Poveda y nadie se podía enterar.

Se fue de alta al mes así. Y nos volvimos a ver en mi primera salida.

Ahí fue cuando me di cuenta que no estaba enamorada de él, sino que me recordaba a otra persona, sí, ya, a Pablo. Y no, lo nuestro era amistad.

Él lo entendío aunque le costó superarlo. Aun así nunca me ha dejado de lado.

Y es curioso, el destino nos volvío a unir. Porque cuando él marcho de alta de Poveda yo acababa de ingresar, y pasaron 7 meses hasta que a mí me dieron mi alta. Volvimos a vernos, coincidimos en el mismo piso de reincersión. Juntos hemos afrontado muchas cosas, juntos hemos hecho de nuestras penas, pequeñeces, juntos hemos reido mucho mucho. Juntos nos hemos aguantado uno al otro. Y aguantado más de lo que nadie se puede imaginar.

Vivimos juntos en una casita. Compartimos habitación, estaba un poquito harta de verle la cara, pero ahora que han pasado 4 días desde que no lo veo, porque se fue a Madrid a una convención y llega esta noche… Estoy deseando de verlo y darle un abrazo, de tantos que él me pide y no se los doy. Ahora valoro más al pedazo amigo que tengo, ahora veo la suerte, la inmensa suerte que siempre he tenido con los amigos.

Paco, Paco es muy especial. Y pase lo que pase nadie nos separará. Porque si de mi otro amigo Paco no pude disfrutar todo lo que pude, con Paco Parra sí lo haré.

Unas habas con jamón por favor!!! Va por tí Paco!!!

 

Feliz

Ingrid Tusell Domingo - Tutt'Art@ - (6)Feliz!! Llena de colores, de sonrisas, de tierra….Que lindo el vivir. Soy super consciente de que la vida en verdad es un regalo y hay que valorarlo, porque a lo mejor no tenemos lo que más deseamos, pero sí lo que necesitamos y a quienes nos quieren y también nos necesitan. ♥

Añoranza.

100_0695

Hace días que te llevo en mí muy presente. Aun a veces, con tu recuerdo caen lágrimas de añoranza.  4 años han pasado desde la última vez que te ví y te besé.

Querida abuela, cuanto te echo de menos.

Todavía me sigo preguntando por qué te fuiste, por qué se fue la persona que más me quería y entendía. Y por qué a mí.

Abuela a veces pienso que he vivido demasiadas cosas para mi edad, que he vivido demasiado deprisa. No me arrepiento, pero las arrugas del sufrimiento padecido empiezan a aparecer. Y a veces estoy tan cansada físicamente.

Puede que estés enfadada conmigo. No he cuidado a mi madre cuando más me necesitaba, supongo. Pero en la distancia nos volvemos a llevar bien, a dar cariño, a escucharnos, cosa tan importante. Y aunque ella no me entiende, intenta darme lo mejor.

Estas últimas semanas, han sido bastante buenas. El trabajo me vuelve a motivar, tal vez porque curro de lo que me gusta. Y me vuelvo a levantar con ganas de vivir. Aunque, aunque lleve una pena honda. Pero ya estoy acostumbrada a ella.

El vivir en una ciudad nueva, barrios nuevos, personas nuevas me están ayudando a perdonarme y a tener ganas de luchar. Porque valoro muchísimo lo bueno.

Abuela míaaaaaaaa, ojalá pudiéramos abrazarnos, ojalá, te necesito tanto, y creo que siempre, siempre te necesitaréeeeeeeee.

544420_516305221747020_1042303596_n

Me encuentro de nuevo en tierras lejanas. Me siento mejor, pero… La echo de menos. Tal vez porque nunca la tuve, como ella nunca me tuvo a mí.

Somos diosas y nos separa eso. A pesar de ello la amo, es la mujer que más he querido y querré en mi vida. Ojalá nunca se me vaya. Que nunca deje de vivir, para yo poderle entregar lo que nunca le dí.

Mamá perdóname.