Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15 octubre 2005

Heidi y Marcos

¿Nunca os habéis parado a pensar, que cuando erais pequeños también teníais sueños?

Hoy a mí me ha pasado, gorongile, que estaba en el salón sentada quitándole un dobladillo a un pantalón cuando derepente empezaron los dibujitos. Hacía bastante que no veía ninguno y así cuando fije bien la vista, me di cuenta de que era Marcos (el que busca a su madre desesperadamente) mi ídolo de niña.

Jo, derepente vi toda una niñez, empecé a recordar mis primeros recuerdos, entre ellos una frase que yo siempre decía:

– A mí no me gustan los dibujitos, eso es de niña chica. -Y solo tenía 5, 6, 7, 8… Toda una década pensando que eso era de cría, siendo yo una pequeñaja.

Pero eso sí, donde se ponía Marcos y Heidi no se ponía otro, estos no eran de niña chica, estos eran aparte.

Yo lo flipaba con Marcos, lo valiente que era siendo un niño y cuanto viajo ya desde pequeñito, ¡qué vida más intrépida!, siempre buscándose el pan de cada día, trabajando por unas liras. Yo lo miraba y lo admiraba, quería ser como él, todo un héroe, aventurero.

Y ahí estaba yo todo el día cantando: En un puerto italiano, al pie de las montañas aaaa, vive nuestro amigo Marcos en una humilde morada….. Mi madre la tenia hasta la coronilla con Marcos, recuerdo ahora que siempre estaba cantando la cancioncita, en todos lados, en la cocina, en la habitación, haciendo la tarea, yendo en el coche con mis padres y hermano para la casa de mi abuela. No vea hijo que coñazo, jeje je.

La verdad que no sé si me dio antes por Heidi o fue después, yo creo que fue más tarde.

 Heidi y su abuelo, el queso, la leche, las vacas, las montañas, Pedrito… todo el día pensando en Heidi, yo quería ser como ella, quería vivir en las montañas, en una casa de madera con un abuelo que me lo diera todo y que me hiciera una cama, el no va más, toda rellenita de paja, con su ventanita redonda al lado, que bonito.

Y que me decís del queso, a mí se me caía la baba viéndolo, es que parecía de verdad y el pan no te digo nada, con su correspondiente pedazo vaso de leche. Que bueno hijo.

En fin he decidido bajarme todos los capítulos de Heidi y Marcos. XDDDDD

 

 

Read Full Post »


Hoy no he tenido un día bueno que digamos, no es que me haya pasado algo malo, simplemente es que la desidia ha llamado a mi puerta.

Esta mañana me he despertado muy temprano dispuesta a ir al dentista a quitarme unos puntillos de una muela de juicio que ya no está; y seguidamente pretendía ir a clase.

Y todo comenzó en el instante que me asomé al balcón, vi lo gris que estaba el cielo y que caía una llovizna de mil demonios. Decidí irme en taxi, me dirigí al teléfono, marqué su número, ¡oh! estaba comunicando y así sucesivamente.

Al final no hubo remedio y tuve que salir con el paraguas, MI PARAGUAS, (me lo compre yo) y un chubasquero. De mi casa al centro sanitario hay un buen cacho para andar y aquí por lo menos en Cádiz soplaba el viento tan fuerte que tenía que andarme con cuidado si no quería saltarle un ojo a alguien.

Yo no sé si es que hoy me he levantado de mal humor o es que hoy casi nada me sale bien. Auque pensándolo bien ahora, estado susceptible, eso es, muy susceptible (…)

De camino me vi atrapada en una calle, de tanto que llovía las cañerías estaban llenas y el agua se había quedado atrapada en esa bocacalle. Me dio mucho coraje el comportamiento de los humanos en ese momento, vi una individualidad increible y un pasotismo. Yo y una anciana íbamos hacía delante sin saber que la calle estaba cortada y las personas que lo sabían y se volvían para atrás no tuvieron ninguna consideración de decírnoslo.

Más tarde me di cuenta una vez más que el mundo va a lo suyo, ha sido un recorrido muy nefasto y dañino para mi salud espiritual. He ido todo el tiempo esquivando a todo el mundo. La gente va muy decidida para adelante y no son capaces de ver lo que tienen delante de sus ojos, cuanta ignorancia y poca humanidad. Llegó un momento que no pude más y decidí actuar igual, aunque al final no lo hice, no me merecía comportarme así, pagar con la misma moneda que tanto odio. Así que me arrimé a la pared y no hacia falta moverme hacia ningún lado. Ahora menos iba yo a importar.

Se que a veces me despierto con el pie derecho y que no puedo pretender que todos sean como yo quiera, me vean y no me hagan daño, no me conocen y no pueden saber que conmigo no tienen que sacar el escudo y putear como desconfianza; esta sociedad no es para mí, a veces me entran ganas de meterme en un boquete muy oscuro para estar sola y que nadie me moleste, que no me puedan lastimar ni herir porque yo no puedo remediar ser así, pese a los palos que la vida me ha dado, que creo que para mi edad han sido bastante, sigo teniendo esa inocencia y bondad que normalmente es pisoteada, pero no aprendo por lo visto…

En fin, podría contar todos los acontecimientos que se han presenciado en mi vida hoy, bastantes han sido a mi parecer, sólo que no me merece la pena, tal vez pueda mentirme a mi misma pero no me gusta ver lo tonta que a veces soy, como me dejo llevar por los malos pensamientos, que sé en el fondo, que la que tiene que cambiar soy yo si quiero ser feliz y no involucrarme tanto, en la mierda de los demás.

Pero estoy triste y tengo remordimientos de no haber ido a clase, tiene su lógica, estaba mojadísima, me había llegado el agua hasta los pies y los calcetines hasta habían cambiando de color y como iba a llegar muy tarde al curso, e iba a tener de todas formas la falta, decidí de faltar porque para estar con la cara ausente y seria, y tal vez ver algún defecto más, preferí estar en casa solita.

Y ahora aquí a las tres de la madrugada me arrepiento, al final no he hecho nada, la desidia ha podido conmigo.

Apenas he comido por no cocinar, no he llamado a nadie, no he estudiado, no he leido, nada señores, sólo dormir y bastante, desde las 5 de la tarde hasta las 11 de la noche.

Sobre las 7 me levanté, pensé que qué iba hacer sin ganas de nada y seguí durmiendo, la desidia y un poco la tristeza al vacío y al miedo del abandono al mundo, me han dejado llevar y ahora estoy aquí muy desvelada con la intención de seguir sin hacer nada.

Supongo que sobre las 7 de la madrugada aun estaré despierta y que seguro que mis malos pensamientos han podido conmigo, estaré en plan derrumbada y sintiendo que no tengo solución a mis tristezas inoportunas, impertinentes e inexplicables. Ni yo las entiendo, las llevo desde que nací y no creo que se alejen de mí, ante ellas, hoy como casi siempre me siento muy pequeñita pero con la mente obsesiva y muy predemitada a lo malo.

Sé que me estoy dejando llevar, que no merece la pena desahogarse porque al final como todo pasa. Y aunque me pueda la pena ahora, mañana se irá como siempre.

Y a reir, valga la esperanza de pensar que todo no es así y que conseguiré amoldarme a este mundo aunque me cueste mis lagrimillas y abastecimientos.

 

 

Como una vez leí: ojalá no dejes de ver el arco iris ni el sol por estar mirando el suelo.

 

Me como una y doy tres pasos palante, paso a paso y tiro porque me toca. Esto no lo leí, esto es una paranoya mía de tantas y tantas que tengo. Chao 

 

Read Full Post »

A una abuelita.

Cuando me fui dirigiendo a tu casa, tenía miedo, no sabía lo que me esperaba. Al principio imaginé que serías una viejecita antipática y que estarías sola como casi todas.

Sin embargo cuando te vi este pensamiento voló para ser reemplazado por otros muchos mejores.

Que nunca te lo he dicho pero que te quiero mucho y aunque nunca leerás esto, me sentiré mejor porque te he dedicado unas palabras bonitas como te dedico parte de mi vida, aunque tú no lo sepas.

Ya sabes que entre tú y yo no hacen falta las palabras, que con esa miradita que tienes yo ya te entiendo y se lo que quieres o piensas, que conozco a la perfección todos los pasos que das durante un día cualquiera y sé que siempre  que voy a verte, a estar contigo, ansias mi llegada como si viniese el rey a verte, que sé que tanto te gusta.

Para mí eres lo más bonito, uno de mis tesoros y me gustaría mimarte todos los días que te queden de tu larga vida, porque te lo mereces, porque aunque ya no te vales por ti misma, has sido una mujer con dos ovarios, que has luchado y mamado daño, mucha hambre, alguna que otra guerra, pero que ahí has estado siempre con el puño bien alto, no sólo por ti sino mas bien por los tuyos; ¿sabes? tienes un don protector, se te nota con tus palabras aun entrecortadas por los nervios y los olvidos, pero no pasa nada, somos humanos y a los defectos hay que hacerles reir, olvidarlos y seguir…

Tal vez Loli, un día que llegue a tu casa ya no recuerdes. Ya no veas a Tamarita, la que te devolvió la juventud que nunca tuviste, ese sentimiento dentro de ti que no lo amoldaste del todo, jeje yo me doy cuenta porque cuando se quiere, un@ con sólo mirar los ojos ve lo mas hondo, ese brillo que sale cuando más uno siente ,siente esperanza. Y a ti te ha vuelto la esperanza de seguir, aunque ya no puedas vestirte sola, ni peinarte, ni comer, ni a veces pensar o decidir, pero da igual mi amor, porque yo siempre estaré aquí para protegerte, para hacerte sonreir, para que sepas que aquí estaré yo para quererte y mimarte.

Porque cada vez que voy a verte cuando llega la hora de irme, me marcho con una felicidad que la voy retransmitiendo en mi moto, alzo la voz y comienzo a cantar, cantar de alegría, ya te lo dije: sólo canto cuando estoy contenta y no te puedes imaginar cuanto me das tú, que con nada que te haga o diga me lo agradeces de una forma infinita, que me entran ganas de hacerte más favores para que me digas: ole! y sigas levantándome el autoestima.

 Me das la pócima de la vida, me quitas mis problemas de la cabeza y me haces valorar otras mil historias. 

Ojala algún día estemos en el jardín del Edén conversando tranquilamente contándonos secretitos y riéndonos como hasta hoy.

Te quiero princesa….Hasta mañana.

 

Read Full Post »

La gaviota

Hoy has tenido un día de estos que sabes que nunca olvidarás.

Aunque como hoy has tenido muchos pero hacia bastante que no lo hacías, te habías olvidado que también una puede estar haciendo cosas que no sean solo el trabajo, las obligaciones de la casa, la familia, etc…

Y sales a pasear en bici, como es tu caso y te paras a mirar una piedra que no habías visto en tu vida, y en el arco de los romanos que sale a la luz después de haberse derrumbado bloques de casas, contemplas esa luz como si fuera la que da vida a todo. Y una gaviota se posa a tu vera y te mira esperando que de tus manos vuele un trozo de pan del bocadillo que te estas comiendo, lentamente y sin darte casi ni cuenta vienen sigilosamente a ti las palomas, y te ves envuelta de aves, te sientes una más, aunque no te entiendan por más que les hables.

No se si te habrás dado cuenta pero ella, la gaviota aquella con una cresta enorme que te estaba vigilando todo el tiempo, se dio cuenta de que querías echarle una foto.

Tú sin hacer ruido, te agachaste con el móvil ese tan moderno que al cabo de los meses te das cuenta de que tiene juegos. Te diriges a ella y comienza el espectáculo, alza el ala y se rasca el pecho, levanta el cuello, te mira, te pía y al clip de la foto ella echa a volar. Estuvo esperándote, quería que tuvieras una foto de ella.

Y te fuiste feliz, esa gaviota te hizo sentirte especial, estuvo al lado tuya y no hizo falta nada para que os entendierais tan bien.

Eso nunca lo olvidaras aunque te vayas ahora a freir espárragos, adiós.

 

Read Full Post »


Durante un rato estuvo mirando sus viejas fotos. Entre ellas se asoman sigilosamente toda una vida.

Fue entonces cuando supo que estaba sola.

Este invierno sería sin duda el más largo de todos, la soledad hace los días inmensos, las noches eternas.

Era extraño, ¿cuantas veces fue en busca de la soledad? ahora que la había encontrado huía desesperadamente de ella; enseguida comprendió lo que era extrañar un saludo, una película, dormir y despertar junto a alguien.

Aquella casa que había mirado días tras días le parecía distinta. Caminó por todas las habitaciones pero acabó sentada en el mismo viejo sillón, mirando sus viejas fotos y recordando su vida al mismo tiempo que deseó morir también.

Como sus fuerzas se lo permitieron se vistió rápidamente y, salió a la calle en busca de consuelo. En un principio creyó encontrarla pero finalmente se vio sumergida en un dolor más inmenso, pues todos los lugares que recorría le recordaban a él.

Las calles estaban solas para ella, aunque en realidad eran muchos los cuerpos que la habitaban, más todo pasaba desapercibido a su alrededor.

Cuando sus pensamientos la abandonaron y volvió a la realidad se encontraba otra vez frente a su vieja casa, una caja de cerillas donde sus males y sus penas esperaban ansiosamente para recibirle, pero ella fue incapaz de enfrentarse a ese reto que la vida le ponía, así que volvió a su pensamiento y lo convirtió en una bella locura, dando vida a su amor, para casi no volver a echarle de menos.

 

 

 

Esta historia la he encontrado en el baúl de los recuerdos, la escribí hace mucho, hace 5 años ya. La escribí para un curso que hacía y al leerla me he sentido un poco, sólo un poquito identificada con la protagonista, las vueltas que da la vida.

Como una vez dije la soledad es el desaliento mas amargo de la vida.

   ¡¡¡¡¡Seamos felices que solo se vive una vez!!!!

 

Read Full Post »