Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 diciembre 2007

Mi navidad

Es navidad, creo que nunca mencioné nada de estas fiestas, no me gustan.
La navidad es solo para los niños, a los mayores sólo nos recuerda a personas que pasaron por nuestra vida, por el año que finalice, por familiares que ya no están. Hoy hace 3 años que murió mi abuelo.
En fin, sobre los reyes tengo miles de recuerdos, era de las que me llevaba toda la noche despierta esperando que mis padres terminaran de colocar los juguetes y se acostaran. No recuerdo el día que supe lo de los reyes y dejé de creer, de ilusionarme. Aunque la ilusión siempre la he tenido vaya, si pedía una bicicleta o un libro, lo que fuera que me gustase de verdad, lo ansiaba igual.
Un 5 de enero estabamos mi madre, mi hermano y yo en el salón. Mamá lo vestía, era muy pequeñito y más travieso, entonces ella le dijo: Carlos, portate bien que los reyes te están viendo y si eres “malo” (vaya palabrita) no te traen nada, sólo carbón. Entonces yo miré para la ventana y los vi.
Estaban por fuera, claro. Los tres apegotonados. Baltasar en medio. Del susto que me llevé me quede paralizada, empecé hacerles señas a mamá de que estaban en la ventana, ella: qué, qué. Y yo no podía hablar del asombro y venga a señalar, como pude ya bajito se lo dije: Mamá que están ahí. 
Se meo de risa. Pues de verdad que yo los ví. Jejejeje. 
Como es la imaginación de los renacuajos.
A mí es que como me dijeran algo, yo me lo creía, fuese lo que fuese.
Hubo otro año, también muy pequeñita que con eso del carbón, una vez me hicieron bien la broma y cuando yo llegué a casa mi abuela Encarna y no me vi nada más que carbón, me puse a llorar con una pena. Había sido “mala”.
Bueno y hace poco me entero que era mentira lo del hombre de la uña.
Como siempre me he comido las uñas, recuerdo que mi madre me dijo. Tamara al lado de la farmacia de casa, un hombre se murió porque se atragantó con una uña. Me lo creí tanto que desde entonces nunca más volví a masticar y tragarme las uñas. Eso sí morderlas no hay nada que me hayan dicho para dejar de hacerlo.
 
Bueno me voy a dormir, que esta noche, no se, con eso de que es el último día del año, me hace ilusión y cuando salga quiero pasarmelo bien, y por la gloria mi madre que no me entren neuras raras de esas de inseguriti y inferionsiti.
 
Feliz noche y feliz año nuevo para todos. Todos, toditos, todos, hasta al chiquito que tiene mi madre apadrinado en Honduras, todos los años manda cartas por esta fecha, nos da una alegría. Suerte!!  

 

Read Full Post »

Luna

Luna que te miro y me haces sonreir, que día a día lo eres todo para mí.
Luna tu reflejo me da vida, me quitas los suspiros de dolor, y me das los suspiros de pasión.
Luna sabes lo que hacemos día a día, noche a noche, y yo no se nada más que mirarte a tí.
Luna sacame de esta carcel en la que me siento, ilumíname contigo, mecemé en tu regazo,
cuentame estrellas, enseñamé estrellas fugaces, hablamé de tus amigos el viento, la mar, las montañas, el sol, las nubes….
Luna no me sueltes, no me hagas bajar, no quiero volver ahogarme.

 

Read Full Post »

Día y noche, noche y día

Esta mañana sentí que se me caía encima el techo del bar en el que me encontraba desayunando.
-Tamara, anoche volvimos a estar en el hospital.
-¿Qué ha pasado?
-La abuela no podía hablar……que una venita del cerebro se le obstruyó.
Me sobresalté tanto que mi padre me riñió.
Pues la verdad, no se como hay que ser en estas situaciones,pero lo que sí me está quedando claro, es que ya no sirvo de apoyo para mi abuela.
Ultimamente se me caen las casas encima, y a ella la llevo todo el día presente en mis pensamientos.
Mi abuela está malita, viejita y no termino de aceptar que ….eso.
A veces crees hacer algo bien o pensar, te llevas así años  y al tiempo, derepente te das cuenta de cuan equivocada estabas.
Yo, que me adaptaba tan bien a los ancianitos, yo que siempre decía que hay que aceptar las enfermedades y hacerle la vida lo mejor posible, que morir es ley de vida. Yo.
Y ahora me siento tan confundida. No poderla mirar fijo a los ojos, no quiero que se de cuenta de mi estado de animo, no quiero que se sienta culpable, la conozco bien y se que lo pensaría.
Pero ella lo está pasando mucho peor y también joder se le nota en la mirada.
Dios mio que esta pasando en mi familia? ¿por qué todo el mundo se esta poniendo malo, enfermo? ¿tan debiles son también?
¿Nunca terminare de estar tranquila? hay tantas cosas que aprender, comulgar para adentro, reir por no llorar, astenerme a los mayores placeres, ir con cuidado por el mundo en que vivo, poner buena cara a los que me hacen daño, callar cuando más necesito hablar, medir las palabras, no dar confianza tan rapido, aceptar los defectos, aceptar mi torpeza, aceptar que no se afrontar los problemas, aceptar que no sirvo para esta vida que solo me trae preocupaciones, que solo me cubre con encanto cuando le da la gana, y que solo me hace disfrutar cuando tengo sueños eróticos o pornos, porque hasta durmiendo se me aparece el dolor, el luto, la ansiedad, el miedo a lo que veo, a lo que me impacta, a lo que me hace esconderme pero me persigue a todos lados, que me hace esconderme hasta de mi abuela, y hasta hoy no me he dado cuenta.
Afrontar, afrontar, afrontar,y tantos también de aceptar joder y encima aceptar que mi abuela se puede ir, aceptar su enfermedad, aceptarlo todo y hacerle la vida lo más bonita posible.
 
 
Necesito acostarme pensando en ella y pensar que yo puedo, que yo puedo estar con ella, y que no se, podremos reir juntas, siempre, hasta siempre que nos lo permita nuestras vidas.
 
   

 

Read Full Post »

   La verdad es que estos días están siendo raros. Tan raros que me siento sostenida por una cuerda muy finita.
Creo que hace falta equilibrio para aguantar en ella y aunque yo lo tengo, me siento otra vez un poquito estancada.
Soy débil y el mundo mucho más, lo se. Pero yo no me siento útil. Útil para esta sociedad no.
Estos días el sueño y las ganas de comer me pueden y no tengo fuerzas para nada.
¿Huyo o me escondo? no lo se bien.
Mirando a mis padres me entran ganas de llorar, a veces una sensación fuerte de arrodillarme ante ellos, gritarles: PERDONARME.
Y hacerles ver que yo puedo con esto o aquello. Pero se que no, que no lo haría, sería todo un espectáculo y no tengo ganas de hacer sufrir más.
¿Cuándo podré ayudar a mis padres en condiciones?
 
Es curiosa la forma en la que me maltrato. Llegué hace un rato y estoy a oscuras, en la penumbra de una vela roja y gorda. Son las ocho y diez y yo ya tengo el pijama puesto para dormir. Y así me he pasado todo el fin de semana, encerrada en casa, sin ganas de ver a nadie, ni ganas de cojer el teléfono, ni siquiera a los mios.
Esto me resulta muy doloroso. Y me sigo cabreando conmigo misma. Tal vez, en la proxima me obligaré a salir, aunque sea ir a tomar café. Uff intentar que mi sentimiento de inferioridad se dirperce, a sabiendas de que volverá.
Hace unos meses, si paso páginas atrás de mis diarios veo por mis dibujos y mis textos que fue muy triste lo que en mí sentía o veía y aunque si no lo leo ya no me lo parece, la conciencia que tengo de la soledad es la misma. Y me sigue taladrando la sensación tan familiar de estar perdiendo el tiempo. En fin
voya echarle de comer a la Luna. 

 

Read Full Post »

afu i@

Tengo ganas de escribir pero estoy un poquito atrapada con el resfriado. Otra vez. Ya lo que me faltaba ….Llevo toda mi vida poniéndome mala con resfriados y dolores de garganta. Y siempre he tenido anemia. Este sábado estando en el hospital me lo volvieron a decir, tendría que ir al médico de cabecera y comentárselo para que me recete hierro. Y encima aguantar al mundo todo el día diciéndome, estás pálida como una muerta.

Soy débil, me gustaría saber si esta montaña gaditana que soy, es que tal vez sea que mis preocupaciones, todas se manifiestan en dolores. ¡Lógico o ilógico? Tengo miles de dudas. Hay una presión que me coge en días así y no me suelta, me hace darle vueltas a mi cabeza, recordar cosas pasadas. Es lo que tiene ser tan nostálgica, con trozos de luz eso siempre, pero inquieta porque o marchito o florezco.

No he ido a trabajar y estoy en casa. El otro día vi una película que me hizo reflexionar en mi vida de soltera. Me gusta estarlo mucho y sin embargo a veces no lo aguanto, ¿soy dependiente o independiente? A veces pienso que tengo tanto que dar y me oprimo, me oprimía antes por mis miedos, por miedo a dar y que me rechazasen .

Como dijo Friedrich Nietzsche -eso que no nos mata nos hace ser más fuertes-. Y he aprendido.

A veces me duele la soledad, me hace sentirme arrinconada en mi camino, y me desubica, me envuelve y me pregunto adónde están, adónde han ido. Ay que me curen y yo curo, anda! acompañar, acompáñame cuando ande sola. Se me va la pinza.Bueno ya me callo, tampoco hoy me aguanto.

Quiero compartir este cuento que llegó ayer a mí.

 

Erase una vez un chico con mal carácter.

Su padre le dio un saco de clavos y le dijo que clavara uno en la verja del jardín cada vez que perdiera la paciencia o se enfadara con alguien.

El primer día clavó 37 clavos. Durante las semanas siguientes se concentró en controlarse y día a día disminuyó la cantidad de clavos nuevos en la verja.

Había descubierto que era más fácil controlarse que clavar clavos.

Finalmente llegó un día en el que ya no clavaba ningún nuevo clavo. Entonces su padre le dijo que era el momento de quitar un clavo por cada día que no perdiera la paciencia. Los días pasaron y finalmente el chico pudo decir a su padre que había quitado todos los clavos de la verja.

El padre condujo a su hijo hasta la verja y le dijo: Hijo mío, te has comportado muy bien, pero mira todos los agujeros que han quedado en la verja. Ya nunca será como antes. Cuando discutes con alguien y le dices cualquier cosa ofensiva le dejas una herida como ésta. Puedes clavar una navaja a un hombre y después retirarla, pero siempre quedará la herida. No importan las veces que le pidas perdón, la herida permanecerá. Una herida provocada con la palabra hace tanto daño como una herida física.

Los amigos son joyas raras de encontrar. Están listos para escucharte cuando tienes necesidad, te sostienen y te abren su corazón.

-Una de las bondades de la amistad es saber a quien confiar un secreto- Alessandro Manzoni

Read Full Post »

Cuando llevas días luchando contra los males, llega un momento que en serio te tienes que parar a pensar en qué ocurre y cómo afrontarlo.
Y así estoy yo. Quiero lamentarme, suena a masoquismo y lo se sin embargo tengo la necesidad de hacerlo y qué. Es de esos días en los que las emociones te pueden y aunque sabes que te estás equivocando necesitas sacarlas fuera, pero sin olvidar que mañana volvería la razón, en su justa medida y recordando de no utilizarla en forma de juicio.
Creo que hace muchos días que no escribo por aquí, ultimamente me encuentro un poco especita con tan poco tiempo…
En mí las cosas van bien, además se me está olvidando que es la ansiedad. Mis superaciones van adelante, por el buen camino e incluso a veces me sorprendo conmigo misma de lo fuerte que soy o estoy. Cuánto tiempo atrás metida en un caos qué solo estaba en mi mente, que tomaba las riendas de mi vida sin yo quererlo pero que hoy le puedo, que digo es que no tengo ni que luchar. Cuando te quieres y te aceptas, las dudas y contradicciones se tienen y las resuelves con tranquilidad, cuando estás sensible lo aceptas y saboreas el gustillo del aterciopelado. Cuando te enfadas observas el mundo del revez. No se…
Total que la cosa en mí guay, ahora el problema es de los mios y yo también claro, porque soy doña pupita.
Mi abuela salió del hospital y para ayudarla he estado viviendo en su casa dos semanitas casi. En todo este tiempo la he mirado mucho, a veces con alegría y otras con mucha penita, la he visto muy viejecita y débil. 
Este fin de semana, el viernes me permití salir, disfrutar en la noche. Me lo pasé pipa, muy muy bien, en un local de unos colegas que conocimos mi amiga y yo en un festival, nos invitaron a una fiesta. Pues nada toda la noche ahí bailando; a las 9 de la mañana del sábado me recogí, llegué a mi casa, me acosté y cuando me desperté me sentí horriblemente mal, no podía ni andar ni estar sentada por una glandula de bartolino que me dolía mucho. Con lo cual fuí a residencia y me ingresaron, por la madrugada me operaron y he estado en el hospital tres dias. Ahora tengo que estar un mes en reposo y yendo al ambulatorio a curarme todos los días.
Hoy me enterado que, no se como decirlo, que no le han podido quitar todo lo malito que tiene dentro mi abuela y este lunes comienza radioterapia, está asustada y yo….

Read Full Post »

No lo puedo remediar el ser tan cursililla. 

Yo se que este tipo de música no suele gustar, pero es que no se sabe apreciar igual que las demás. Hay que imaginarse lo que un@ quiera y dejarse llevar por los sueños propios. Bailar sin miedos, con libertad y seguridad, desahogar los sentimientos de una forma diferente pero igual de valida. Y disfrutar, disfrutar sin soledad, Aterciopelada. …..

Solo la que lo vive lo sabe, jejeje.

   

 

Read Full Post »