Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 noviembre 2011

Y nadie sabe nada

Anuncios

Read Full Post »

Lo volvió a hacer. Estaba sola en casa y no podía más.

Su mente estaba dividida, ganó la parte mala o parte enferma.

Robó 10 euros a sus padres.

Salió de casa sin mirarse ni peinarse.

Cogío el coche y a todo turbo llegó al destino que ya conocía.

Compró hachis. 

Hoy “volaría” le decía la parte que había ganado, pero ella sabía que no sería fácil combatir con la culpabilidad más tarde cuando viniese, aunque lo claro en este momento es que le daba igual, quería fumar YA.

Aparcó en el primer sitio que vió.

Sacó el papel, el tabaco, mechero y lo más importante y deseado, el hachís.

Se lo lió en nada. Dió la primera calada y le supo a gloria,  dio la segunda calada, igual, fijándose en el humo que salía de su boca denso y aterciopelado, aguantándolo todo lo que podía.  Parecía que hacía tanto de la última vez, 34 días hubiese sido hoy.

Fumaba y fumaba corriendo para que los pensamientos malos volaran, la dejaran tranquila y sosegada por un momento.

Lo conseguía, llevaba 3 porros seguidos pero plaf! ya llegó la culpabilidad.

-HOLAAAAAAA! YA ESTOY AQUÍ!!!ROBANDO EM?

Y se liaba otro porro para persuadirla. Pero ya no podía.

Derepente la música le molestaba.

No podía parar de conseguir una puta excusa de por qué fumaba si ella no quería.

También pensaba por sus padres, hacía casi un mes que ella había estado ingresada en el psiquiátrico 15 días por dos sindromes de abstinencia hacia el hachís.

La vieron muy muy mal. Esas noches de su boca salió el dragón, decía que se prostituiría, se daba cabezasos contra la pared, puñetazos a los espejos, casi un trago de lejía, escupitajos, todo esto debido al chantaje emocional que ella les hacía para conseguir su dinero, su dinero para utilizarlo como siempre, para drogas.

Todo esto lo iba pensando mientras seguía liándose porros, ¡para no pensar!

Sólo había pasado una hora y no había conseguido evadirse, al contrario al final la culpabilidad se le quedaba del todo.

Se miró desde fuera. Una chica con dos problemas enormes, su adicción y el tlp. Se veía de nuevo como la que había sido durante 16 años siempre, sola para consumir sola. Escudriñando desde el coche, lamentándose y a la vez soñando. Soñándo una vida sin drogas, sin depender de ellas, de ellas para vivir.

Contó que en casi dos horas se había fumado 8  porros ya.  Sabía lo que le diría a los padres.

La verdad. Que cayó, cayó una vez más.

Pero a pesar de lo malo, el fumar, los padres, robarles, le sonrío la esperanza, aunque no sabía si era la sincera, o la falsa, pero le dijo que conseguiría dejar de necesitar el hachís, al final lo conseguiría porque en ese mundo del cual ya no es drogada, esa vida era y es la soñada por ella siempre, además de que ya la conocía. Dios!! duró 56 días una vez.

Fuera drogas para siempre. Nada tóxico en el cuerpo y para la mente.

Raf, le vino otro pensamiento derepente: Si pero, ¿qué haría mañana sin hachís? le volvió a entrar el miedo de siempre.

La lucha.

Y lo haría: Lucharía, lo que ya no sabía cuando empezaría.

Al final siguió fumando desde su habitación,  se colocó más  y olvidó ¡al fin! todo lo malo, ya estaba en el mundo que también conocía y que le gustaba mucho, a su pesar.

Bueno, mañana ya sería otro día y pensaría en cómo luchar una vez más.

Read Full Post »

Pablos.

He de decir que mis dos últimos ex tienen el mismo nombre, Pablo.

 

Read Full Post »

Sal ya de mi, ya no quiero tus alas….

Sé que el tiempo siempre correrá en mi contra,  porque yo sé que no descansaras, cuando crecen mis complejos veo tu sombra, ofreciéndome la falsa libertad….

 

Read Full Post »

Ya nunca más pienso querer.
Tengo el corazón roto, el alma en los pies.
Ya nada puede volver a unirnos, yo solo espero que te vaya bien, que no te olvide quien te quiso, que con el paso de los años los 2 podamos comprender que las vueltas de la vida no se pueden detener.

Read Full Post »

Pablo

Pablo, Pablo fue un amor de verano, pero aun, a pesar de que se portara mal conmigo me sigo acordando de él.

Y para variar no puedo remediar que se derramen lágrimas de mis ojos, de que lo siga sintiendo en mi corazón.

No puedo, no puedo olvidarme de él aun. Pero debo de contar nuestra historia para arrancar su recuerdo de mi alma, sus ojos, su boca, su pelo, sus manos, su cuerpo, sus besos, sus caricias, sus palabras…todo, todo debe de quedar en el olvido para no sufrir más, de lo que pudo ser y no fue al final.

Lo conocí un 26 de junio en la playa, ya sólo al verlo de lejos sentí un flechazo y, cuando nos presentamos mis ojos brillaban con el resplandor de los suyos.

Mientras hablaba con él más me iba enamorando,  a Pablo parecía que le pasaba lo mismo.

Que bonitos fueron esos días en la playa unidos por un amor incondicional. Me juró que era la mujer de su vida, que tendriamos hijos y nos casariamos. Yo, yo le creí. Y aunque no iba tan deprisa como él, me ató a su telaraña. Por las noches haciamos el amor a la luz de la luna, nos deciamos cositas bonitas, planeabamos una vida en la que siempre estariamos unidos.

Pero no, cuando volvimos a nuestras casas, casi todo lo bonito, por no decir todo se esfumó.

Cuando estaba en su casa veía lo mal que trataba a su familia. Un día le pregunté:

Pablo, ¿me hablaras algún día tal como lo haces con los tuyos?.

Me juró que no, aunque al día siguiente vi que ya se le había olvidado.

Empezó a tratarme mal, a decirme cosas feas, a decirme que en verdad no era la mujer de sus sueños, que nunca tendría hijos y menos casarse, que mi nombre no le gustaba, que le gustaría que fuera mejor rubia.

-Pero si me dijistes en la playa todo lo contrario.

– Joder que bien te acuerdas- me dijo.

Le respondí: las cosas bonitas que salen del corazón nunca se olvidan.

Poco a poco fui sintiéndome vacía a su lado, ya ni siquiera me daba cariño y cuando lo hacía, era para follar, como él decía. Yo no sé cómo, pero con todas mis fuerzas lo castigaba con eso, a pesar de desear su cuerpo.

Más adelante empezó a insultarme, pero yo seguía, seguía porque lo amaba con locura.

Aguanté todo lo que pude, aunque ya ni siquiera yo era la misma. Empecé a tenerle miedo, a sus gestos, sus palabras, a sus reacciones…

Cuanto lloraba y encima me decía que estaba loca por llorar tanto, lo que él no sabía es que estaba loca por él.

Empecé de nuevo a consumir drogas con él,  siempre con mi dinero.

El último día que estuve a su lado fue horrible, ya me había advertido la madre que me haría una desgraciada como lo fue su marido con ella. Pero yo no quería creerla, lo quería, lo amaba.

Y el último día que lo vi, vi las palabras de la madre reflejadas en él.

Estabamos haciendo una compra cuando derepente se peleó con una mujer. Yo le dije: por favor callate. Y su contestación a gritos fue que estaba harto de tener una novia loca.

Cuando pagué y salí del supermercado empecé a llorar, me entró ansiedad y Pablo en mientras seguía insultándome.

Lo llevé a su casa, la madre al verme como estaba, me volvió a repetir que me haría una desgraciada, que lo dejara. Y sin más, con toda la pena que cabía en mi corazón me despedí de ella, y a él nunca más lo miré a los ojos ni lo he vuelto a ver hasta el día de hoy.

Después de esto por mensajes al móvil me pedía perdón, yo me hacía la fuerte, no sé ni cómo, porque me sentía la mujer más horrible del mundo, pero hacía tripas de corazón y no le contestaba a sus mensajes.

Un día no pude más, porque seguía pidiéndome perdón en mensajes y sentía su malestar. Lo llamé.

-Pablo por favor no me escribas más, lo nuestro no puede ser, además yo no soy la única enferma. Y con su chulería me dijo: vale vale.

Cuando colgé me sentí la persona más mala del mundo y además un trapo, una muñeca. Me acordé de todos los hombres que habían pasado por mi vida y me trataron casi igual.

Se me fue las ganas de vivir, encima ya no podía dejar de consumir droga.

Y sin pensarlo, esa misma noche cogí todas las cajas de medicamentos que vi, 2 botellas de agua, me despedí de mi perra y cogí el coche.

Me fui cerca de un acantilado, tragaba y tragaba pastillas y no sé por qué lo llamé y le dije que nunca lo olvidaría, que desde el cielo yo siempre lo protegería. Me volvió a prometer mil cosas bonitas, pero ya yo no lo creía, quería dejar de existir y de sufrir.

Ya no recuerdo nada más de aquella noche. Cuando volví a abrir los ojos estaba en una cama de hospital amarrada a una máquina. Pero de nuevo me vino él a la mente y lloré otra vez lágrimas de dolor.

Cuando salí de allí me llamó por teléfono, me preguntó si lo seguía queriendo, le contesté: te amo.

Volvió a prometerme una vida nueva a su lado, y tonta de mi me volví a hacer ilusiones.

Pero cuando pasaron los días lo llamé y parecía otro hablándome. Cuando lo volví a llamar nunca más me cogió el teléfono.

Desde entonces no sé nada de él, yo lo llamaba y nada, le escribía mensajes al móvil y nada.

Así que sin más intenté olvidarlo con toda la pena de mi corazón, sintiéndome una loca, no entendía porque me rehuía ahora él de esa forma, si yo nunca le había hecho daño.

Mi conclusión fue que conoció a otra chica y desde entonces intento sacarlo de mi corazón. Primeramente borré su número de teléfono.

Todo se quedó en un amor de verano, en un amor dañino.

Y ahora aunque sigue en mi corazón y a veces me entra incluso ganas de verlo. Me digo que no, que no, que se portó mal, muy mal conmigo.

Sólo duramos 2 meses y medio, aunque en mi fondo interno parece como si hubieramos estado mil años juntos, pasaron tantas cosas en tan poco tiempo.

Y sigo queriéndole pero me recuerdo a cada instante que nunca nadie como él me trató de esa forma tan egoista.

Le deseo lo mejor del mundo, a pesar de todo el daño y los traumas causados hacia mi persona.

Pablo sé feliz pero por favor no trates a ninguna mujer más como me tratastes a mi.

Ahora, ya que he podido sacar esta historia de mi corazón, me despido de él para siempre, aunque él ya sin decírmelo se haya despedido de mi.

Ya nunca volveré a querer de esa manera, ya no volveré a estar con alguien así.

Ya no quiero volverme a enamorar de ningún hombre, necesito estar sola como siempre lo estuve en verdad.

Adios Pablo para siempre.

Read Full Post »