Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2012

Contigo y sin ti.

Hoy no vengo a hablar de mi, voy a hablar de una amiga que se me ha ido, que la vida se la ha llevado por un aneurisma cerebral con sólo 33 añitos.

Me enteré ayer, llevaba una semana en coma, pero a las cuatro y media de esta madrugada su corazón se ha paralizado para siempre.

No me he podido despedir de ella, pero la llevo muy presente en mi corazón. No quiero llorar, seguro que ella preferiría vernos reir, pero ha clavado fuerte su ausencia.

No sé que hará su padre y hermano con su cuerpo, porque ella vivía en Londres. Su madre murió hace unos años de cáncer.

Me da tanta pena su hermanito, tan amigo mio.

No tengo más palabras, ha causado entre todos sus amigos una conmoción muy fuerte.

Amelia nunca te olvidaremos aquí en la tierra, espero que estés junto a tu mami en el limbo, disfrutando de su presencia.

Te quiero. Nunca olvidaré los ratos tan buenos que hemos pasado ni cuando me dijistes: vente conmigo a Londres; en un momento de mi vida que no encontraba mi lugar.

Me quedo con este poema, no sé de quien es, pero ha llegado a lo más profundo de mi alma. La vida continua…

La muerte no es nada. Es solamente como si durmiera en la habitación contigua.
Yo sigo siendo yo, y tú sigues siendo tú, y aún seguiremos siendo los mismos el uno para el otro.

Sígueme llamando como lo solías hacer y sígueme hablando como antes lo hacías. No cambies tu tono de voz ni lo hagas más solemne, ni tampoco sientas pena por mi.

Sigue sonriendo como si aún yo estuviera aquí. Piensa en mi y procura que mi nombre se pronuncie siempre de manera natural, sin que haya sombras a su alrededor.

La muerte es un proceso natural y yo sigo aún en tu corazón, aunque no me veas, siempre estaré a tu lado.

La vida continúa y todo está bien.

Read Full Post »

Ayer fue un día malo y bueno a la vez. Supongo que no hay dolor sin alegría.

Ayer  para variar me desperté abrumada por una pesadilla. Todos los días sueño con el consumo de la droga que siempre he tomado más.  Y claro no descansas bien porque en el sueño estás todo el tiempo desafiando a tu mente en si consumir o no.

El caso es que necesitaba llorar y ayer hacía mucho tiempo que no me pasaba el querer llorar, el necesitarlo con toda mi alma, y que las lágrimas sólo se quedaran dentro. No había lluvia de lágrimas, sólo las sentía en mi interior.  Me empezó a entrar muchísima ansiedad a pesar de tomar mi medicación. Mi padre me vio, yo iba a tomarme un café (descafeinado) pero no estaba hecho y me volví a la habitación. Al rato entró mi padre con una taza de café, yo estaba metida en la cama, tapada hasta la cabeza. Me preguntó qué me pasaba, le dije: Papá tengo ansiedad.

-Pues venga levántate y vámonos a dar una vuelta.

No sé ni cómo me vestí, me pesaba el cuerpo y la mente, pero lo hice y nos fuimos a la calle. Estuvimos paseando un buen rato.

Yo le preguntaba: ¿Papá por qué me quiero morir?, ¿por qué me siento tan mal si ya no consumo?, ¿por qué siento tanto todo?, ¿por qué me vienen recuerdos que parecían que sus heridas habían cerrado ya?.

Él no sabía que contestarme supongo, pero me decía: Tranquila, tú lucha que todo eso se irá…

Pero no lo creía, aunque sí que consiguió quitarme la ansiedad mi papito.  Y ya pude ver las cosas con más claridad e ilusión.

Cuando llegamos a casa, ya estaba mamá allí, nos metimos los tres en la cocina, ellos hacían de comer y yo los acompañaba, no tenía ganas de hablar pero menos estar sola en mi habitación.

Cuando terminé de almorzar puse la televisión en mi cuarto y sin darme cuenta me quedé dormida.

A las 6 de la tarde me levanté, me duché, me arreglé un poco y me fui a la reunión de NA (Narcóticos Anónimos). Yo no sabía que ayer era la reunión abierta, eso significa que vienen los familiares de los adictos. Y bueno vinieron la asociación de Familiares Anónimas.

Leimos los panfletos que siempre leemos. Y cuando mi compañera leyó el Solo por hoy de ayer me quedé sorprendida y a la vez tranquila. Ya tenía las respuestas de todos esos sentimientos y emociones que estoy sintiendo estando “limpia”. 37 días ya.

Quiero compartirlo, porque me gustaría que si alguna vez entra a mi blog alguien adicto o un adicto en recuperación como yo, sepa que es normal toda esa montaña rusa que siente en su interior a pesar de no estar consumiendo, pero que sepa que es el principio de la recuperación.

Ayer fui la primera en compartir, lo necesitaba, ahí ya sí que me salieron las lágrimas de los ojos, pero no pasaba nada, era que el desahogo era muy profundo. Y escuchar otros compartir después, sentirme tan identificada con mis compañeros, escuchar a las madres y padres que tienen a sus hijos metidos en la droga, uffff que de emociones, cuanto lloré, jejeje. Los pelos de punta cada dos por tres.  Pero que bien me quedé por Dios.

Cuando nos despedimos, y cuando volvía de camino a casa sola me entraron ganas de cantar, de chillar, de saltar de alegría, de saber que voy por el buen camino, y que mientras vaya por este camino no tengo nada que temer. Gracias también a mi poder superior.

Y esta es la reflexión de ayer, del sólo por hoy.

Puede que tengamos miedo de que al ponernos en contacto con nuestros sentimientos se produzca una abrumadora reacción en cadena de pánico y dolor.

Cuando consumíamos, muchos de nosotros éramos incapaces o no estábamos dispuestos a sentir numerosas emociones. Si estábamos contentos consumíamos para estar más contentos. Si estábamos enojados o deprimidos, consumíamos para enmascarar los sentimientos. Continuábamos con ese esquema de funcionamiento durante toda nuestra adicción activa y nos convertimos en personas tan confundidas emocionalmente que ya no sabíamos lo que eran emociones normales.

Después de un tiempo en recuperación descubrimos que las emociones que habíamos reprimido, de repente empiezan a reaparecer. Es posible que descubramos que no sabemos como identificar nuestros sentimientos.

Quizás lo que sintamos como rabia solo sea frustración, lo que percibamos como una depresión suicida sea solo tristeza. Son estos los momentos en los que tenemos que buscar la ayuda de nuestro padrino o de otros miembros de NA. Ir a una reunión y hablar de lo que esta pasando en nuestra vida, puede ayudarnos a enfrentarnos a nuestros sentimientos en lugar de escapar de ellos asustados.

Solo por hoy no escaparé de las emociones incomodas que sienta.

Usare el apoyo de mis amigos en recuperación para que me ayuden a enfrentarme con mis emociones.

Read Full Post »

Esta mañana desperté emocionado
con todas las cosas que tengo que hacer
antes que el reloj sonara.

Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso
o puedo dar gracias porque las plantas están siendo regadas.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero
o puedo estar contento que mis finanzas me empujan
a planear mis compras con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud
o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo
lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo
o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos
o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar
o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela
o puedo abrir mi mente enérgicamente
y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar
o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente y cuerpo .

Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor.

Lo que suceda hoy depende de mi, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

Que tengas un gran día… a menos que tengas otros planes.

Mario Benedetti

Read Full Post »

Lo hecho, hecho está.

Ya me siento un poco mejor amigos.

Es verdad, lo hecho, hecho está y ya no puedo dar marcha atrás.

Aunque ojalá cerrara los ojos y estuviera allí de nuevo, tenía tanto que aprender sobre la adicción, los impulsos, las ganas de morir,  la frustracción, la autocompasión, la codependencia, la soledad, el mutismo….tantas cosas….

Pero bueno, ya no puedo hacer nada, sólo pensar que el fracaso es una actitud y la felicidad una opción. Y yo quiero seguir luchando, pero sin embargo tendré que trabajar todo esto por mi misma con la ayuda de mis psicólogos de aquí y amigos.

Hoy hace 34 días que no consumo absolutamente nada tóxico para mi mente y cuerpo.

Read Full Post »

Cuanto, cuanto me arrepiento de haberme ido del centro. Dios mio cuanto….y ya no hay marcha atrás o esperar 3 meses para volver a entrar.

Que derrota más grande.

Odio los impulsos, los odio con toda mi alma.

Aunque tengo muy claro no volver a consumir ninguna droga, ni siquiera alcohol.

La única alegría que tengo es que llevo 33 días sin probar nada y así seguiré.

En el CPD he pedido a mi psicólogo que me haga un dopín todos los meses.

Read Full Post »

No tengo lugar.

😦

Read Full Post »