Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘soledad’

Enmicasa

El otro día lloraba y lloraba pensando y diciendo en voz alta, que la vida me iba mal, fatal. Pero mi madre me contestó: No Aterciopelada, la vida te va bien, y la tratas bien.
Han sido, creo, los mejores meses de mi vida cuanto a los pesares de mi cabecita. Pero…
Me vine el verano a pasarlo a mi tierra, aunque ya tengo ganas de irme de nuevo, sin embargo no puedo.

Soy toxicómana rehabilitada casi, y por desgracia mis mejores amigos están enganchados.
Todas las noches cuando llego a mi casa lloro, porque entre todos esos amigos hay uno que quiero de una forma más intensa, y me entristece tanto, tantísimo verlo como lo veo. Lo peor es que está en el peor mundo que más conozco, y la soberbia, el yo y yo, y el egoismo van cogidos de la mano, y por más que quieras ayudarlas, no puedes, tienen que ser ellos los que se den cuenta y pidan ayuda. Yo así me ahogo, porque no consigo nada y lo gracioso es que lo entiendo.

Hace una semana me tuve que ir sola de vacaciones (a las playas en plan superviviente con mi perra), por miedo a consumir, aunque mis amigos dicen que se quitan antes la vida si me dan. Pero continuamente tengo un gusanillo que me dice que consuma, y como no puedo parar de pensar en esto, pienso aun más en la muerte.

El día que me fuí de vacaciones que ya no podía más de tristeza y miedo, yo esperaba el ascensor y mi madre con lágrimas en los ojos me digo: Aterciopelada por favor cuídate y no hagas cosas que no puedes hacer.
Me puse a llorar como una magdalena y le jure, no prometer, sino jurar, cosa que nunca hago, pero en este caso le juré que nunca más fumaría caballo ni rebujo.

Cuando llegué a la playa, con mi playita todo se me olvidó, incluso conocí gente buena de la vida, francamente fueron 5 días geniales. Pero cuando llegué este jueves todo a vuelto a ser igual. Y sé que debo alejarme de mis amigos, pero ¿cómo? habiendo tanta memoria, con tantos recuerdos, afectos, risas…
Y ya no sólo son las ganas de consumir, sino también de morir.

Read Full Post »

1383972_566051503462576_1412750242_n

Hoy discutí con una prima mía, de sangre.

Al final le he pedido perdón, me traicionaron los impulsos.

No he recibido ninguna contestación.

Y ahora, yo, tengo ganas de hacerme daño, y quisiera que el mundo se enfadase conmigo. Todos.

Mientras almorzábamos en la mesa, mis padres, mi hermano y yo, les he confesado mis ganas de herirme.

Se han reido, menos mal, le han quitado importancia. Pero no he podido remediar que se me cayesen las lágrimas en el plato al recordar.

Al final no he podido terminar de comer. Desde que discutí con mi prima hoy, me persiguen los recuerdos, de aquella mano, de aquel chico que era de mi sangre y abusó y yo callé.

Y aquí, en la soledad de mi habitación me encuentro. Luchando por no destruirme, por no hacerme daño.

Lo único que quiero ya, es dormir. Para mí el día de hoy finalizó. 30 mg de mirtazapina de más y a olvidar.

Read Full Post »

La vida es un paréntesis de lo fugaz.

La vida es lo que creo tener,

y cuando la tengo, creo que no está.

La vida es un claro en el horizonte,

que viene y va constantemente.

La vida es lo que una quiere cuando,

no puede más.

La vida es lo que una no quiere,

cuando le va mal.

Por eso yo, vivo y muero constantemente.

Pero sabiendo que voy por el buen camino.

Nunca terminamos de aprender.

Nunca terminamos de luchar.

Nunca terminamos de crecer.

(…….)

Aterciopelada creció, creció tanto que cuando se dio cuenta ya tenía 80 años.

Nunca se hubiera imaginado llegar tan lejos.

Se sentó cansada en su butacón, a solas, sin nadie que le acompañase, ni hijos ni esposo.

Estaba sola, como en el fondo siempre lo había estado desde que se fueron los suyos.

Se puso a reflexionar y a recordar.

El miedo fue “alguien” que nunca la dejó sola y la apartó de todo lo que ella quería conocer.

Hoy se arrepiente de todo lo que no hizo, no dijo, no quiso, de callar, de rendirse.

Querría volver a ser una jovenzuela, ir con la cabeza en alto mientras caminara…

Hoy mientras piensa en su butacón, quiere volver atrás y no puede, le hubiera gustado ser menos cuerda, se arrepiente ahora porque la vida es corta.

Y tantos momentos, instantes que se fueron en un solo soplo, con sólo cerrar un segundo los ojos.

Mira hacia atrás y se le han pasado los años, los días, los sueños….

Piensa en momentos que nunca existieron, ahora se dice que ojalá pudiera tener 80 años más.

Que pena que cuando vió que su vida se iba acabando, quería vivir.

Que dura y cruel resultó su vida cuando se dio cuenta que ya la había dado por perdida.

Hoy quiere volver hacia atrás, pero no puede, para dar todos los besos y abrazos deseados, para ser una payasa, para hacer reír, para hacer felices a los demás.

Hoy se arrepiente de lo que no hizo. Se le pasó la vida.

Y entre lloros, cerró los ojos, esta vez no había segundos, de pronto se sintió volar, se sintió que no pesaba, y cuando volvió a abrir sus ojos, estaba tan lejos de su butacón, estaba tan lejos de su casa agrietada también por los años…

De pronto la llamaban, esas voces le eran tan familiares. Cuando se volvió hacia atrás, estaban todos sus seres queridos. Y entonces miró hacia abajo y supo que su vida se había acabado ahí, pero no le dolía, ya no se sentía cansada ni sola.

Junto a ella, estaban su madre, su padre, sus abuelos y abuelas, sus tías y tíos, sus mejores amigos, sus perros…todos menos su hermano.

Se asustó pero miró de nuevo hacia abajo y lo vió, no hizo falta buscarlo.

Estaba en un parque junto a su mujer, su hija y sus nietos.

Lloró un poco pero sólo para sentir que aun tenía que vivir, aunque fuera desde allí arriba, para cuidar de él, su único hermano y del cual no disfrutó todo lo que hubiera querido y deseado.

Se secó los ojos, dejó de mirar hacia abajo. Entonces empezó a reir y a dar besos y abrazos a todos los que siempre la habían querido de verdad, ya no tenía miedo de nada, de nada, de nada, de nada…

(Aterciopelada)

Esta mañana me levanté con mucho sueño, la verdad es que no he tenido una buena noche. Me lavé la cara y dientes y me fuí a la psicóloga, que tenía hoy cita. Todo muy bien, hoy no he llorado jeje.

Después me fuí para casa, cogí a Luna y fuimos a pasear con la intención de tomarme un coca cola, con hielo y limón como a mí me gusta; me encontré en el camino a mi padre, le dije lo que iba a hacer y me acompañó.

Ya en el bar, estuvimos charlando, salió la conversación de su cancer, de su amigo que también tenía uno, de cuánto vivirían él y su amigo, y me entró mucho miedo aunque no se lo quise transmitir.

En casa ya, me puse el pijama, almorzamos y me acosté a dormir la siesta. Hace 2 horas que me he levantado, con la sensación de que mi vida ya la había vivido. He soñado que era viejecita y he querido plasmar aquí lo que he sentido con el sueño. Aunque una parte de la historia ha sido pura imaginación.

Ya sé lo que se siente siendo viejecita y sin nadie a tu lado. Haber si ahora sueño todo lo contrario aunque vuelva a ser viejecita.

Read Full Post »